Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Este año, una de las grandes novedades que hubo en torno al sistema operativo Android, y que sorprendió y preocupó en su momento a más de uno, fue la arriesgada movida de Google por convertirse completamente en un nuevo fabricante de teléfonos móviles.

Aunque nunca se dió información oficial al respecto, es bien sabido que fue HTC la encargada de ensamblar y llevar a cabo la fabricación de la mayoría de los  componentes de hardware de los nuevos Pixel de Google.

Lo curioso de esta asociación fueron los matices de ambas empresas. Mientras Google tenía su primera oportunidad para mostrarle al mundo que estaba listo para competir de tú a tú contra amigos y enemigos como Samsung y Apple, HTC tenía su última oportunidad para demostrarle a sus inversionistas que podía generar más ganancias que pérdidas en la compañía con este nuevo movimiento.

Lo bueno para ambas compañías fue que los Pixel tuvieron muy buenas críticas por usuarios y medios especializados desde el día de su presentación, y las ventas superaron por mucho a las calculadas por Google en un inicio, pues la mayoría de los modelos que el buscador puso a la venta se agotaron en poco tiempo. Por ello se vio obligado a incrementar la producción de teléfonos; de esta forma HTC logró generar más ganancias de las esperadas.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro, y un buen día no hace un mes maravilloso, por lo que después de varias semanas de que los Pixel salieron a la venta y de que HTC tuviera un respiro económico, sus problemas siguen atormentando a los inversionistas que no ven con buenos ojos que la firma siga lanzando dispositivos que a pesar de ser terminales de buena calidad y diseño, su alto precio no  termina por convencer a los usuarios de su compra.

Por otra parte, se ha especulado acerca de que la mayoría de los miembros de la junta directiva de HTC no verían con malos ojos una posible compra por algún otro gigante tecnológico. ¿Será que piensan que los buenos resultados que puedan obtener con la ayuda de Google les valga para convertirse en una buena opción de compra? ¿o podría ser la misma Google quien apueste de lleno por HTC para convertirlos en una especie de división de hardware dentro de Alphabet?

¿Esto le conviene de verdad a Google?

Según los últimos rumores que conocimos, Google firmó un contrato con HTC para que ellos se encargaran de la fabricación de sus dispositivos por los próximos 3 años, así que si en algún momento las cosas no fueran del todo bien, Google podría buscarse otra empresa que fabricará sus móviles sin más ni más.

Por el contrario, si durante los próximos tres años las cosas siguieran su buen curso como van ahora, ambas empresas tendrían muy buenas ganancias por separado. Esto sería una excelente noticia para HTC, que podría seguir solventando su estancia en el mercado, y para Google significaría seguir sumando ingresos como lo hacen la mayoría de sus empresas hermanas que reportan para Alphabet.

Al parecer no debería de haber razones suficientes para pensar que Google desee comprar a HTC y así convertirla en su propia división de hardware; después de todo, HTC no cuenta con patentes importantes que puedan darle a Google lo que Motorola de dejó hace ya varios años.

Si Google no los compra tal vez sí los salve

Tal vez hay suficientes motivos para creer que Google no está interesado en comprar HTC, pero si puede ser Google quien los termine sacando de sus apuros económicos. Un ejemplo muy claro es Apple y Foxconn. Esta asociación ha rendido frutos económicos para ambas compañías, sobre todo para la corporación china, que ha incrementado notablemente su valor y popularidad gracias a la larga relación que lleva con la empresa de Cupertino.

HTC por su parte, seguirá sacando más teléfonos inteligentes durante el siguiente año, no sé hasta qué punto podrían darse por vencidos, o si llegará el teléfono definitivo que pueda volver a poner en ruta a la firma taiwanesa.

Pero algo que HTC debería de analizar es que la joven asociación con Google puede rendir frutos tentadores para la compañía. Incluso la firma podría dejar de lanzar teléfonos inteligentes y seguir estando presente en la industria móvil con la fabricación de los teléfonos y dispositivos que Google quiera seguir lanzando al mercado en un futuro. Esto solo el tiempo nos lo dirá.

Desde la Red…
Comentarios