microsoft_estrategia

Tras varios años de ser el rey de los sistemas operativos, ahora Microsoft se encuentra del otro lado de la cancha, al haber pasado de ser el jugador al que retaban a ahora ser el retador en materia de sistemas operativos móviles.

Desde las oficinas centrales de Microsoft, encabezadas por Satya Nadella, están conscientes que dejaron pasar el tiempo y que, cuando reaccionaron, iOS de Apple y Android de Google ya les llevaban demasiada ventaja y experiencia en el desarrollo de esta naciente plataforma. Es por eso que ahora asumen el papel de retador y lo hacen con una propuesta, tan atrevida como arriesgada, que va en contra de lo que han impulsado Google y Apple en los últimos años: no más ecosistemas exclusivos ni diferencias entre plataformas para smartphones, tablets, computadoras o cualquier dispositivo conectado a Internet.

La apuesta de Microsoft se centra en dos vertientes: Windows 8 como única plataforma operativa para todos los dispositivos conectados a Internet y abrir sus productos, como Office 365, a iOS y Android (y además gratis). Todo esto con la intención, según Juan Alberto Gónzález, director de Microsoft México, de generar experiencias sin importar la plataforma en la que se esté trabajando.

A pesar de que el cambio que se busca en Microsoft es a nivel global, hay ciertos aspectos que diferencian a un mercado de otro. En el caso del mercado mexicano, la apuesta que está haciendo Microsoft va de la mano con llegar a un segmento muchas veces olvidado y que también tiene necesidades de conexión a Internet. Es por eso que, aunado a lo que ya venía haciendo Nokia en los meses anteriores, apostarán mucho por productos de gama baja que no superen los dos o tres mil pesos y que permitan realizar funciones básicas de navegación.

Nokia, su esperanza en hardware

Contrario a sus dos grandes competidores, Microsoft no se caracteriza por fabricar dispositivos, es por eso que la compra del gigante finlandés Nokia va mucho más allá de tener un canal de salida para su sistema operativo Windows en plataformas móviles, ahora bajo el sello Microsoft Lumia.

Esta compra le da a Microsoft, a cambio de varios millones de dólares, el respaldo de una marca que durante años fue sinónimo de teléfonos resistentes y de calidad; pero que, al igual que Microsoft, se vio lento en reaccionar ante los cambios que venía ofreciendo la industria y que, al hacerlo, lo hizo en franca desventaja ante sus competidores. Habrá que ver si esta alianza entre dos jugadores que en su momento se quedaron rezagados les alcanza para alcanzar a los que aún ven a la distancia.

¿Le será suficiente esta estrategia a Microsoft para colocarse en las preferencias de los usuarios y así generar que cada vez más desarrolladores dediquen sus esfuerzos a esta plataforma? Sólo la calidad de sus servicios probada a través del tiempo lo dirá. Por lo mientras ya tiene fija su postura y ya soltó el primer golpe; habrá que ver si fue acertado o no. Al tiempo.

Enlaces Patrocinados
Comentarios