Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Comunicacion_gobiernos_columna

Ya pasaron dos meses de la desaparición de 43 jóvenes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, Guerrero, lo que se convirtió en uno de los acontecimientos que más indignación han generado durante la historia reciente del País.

Este hecho, que involucra a la sociedad civil, el Gobierno y la delincuencia organizada, generó todo un movimiento de protesta sin precedentes en todo el País, especialmente por la difusión que se le ha dado al caso.

Y como nunca antes, internet ha jugado un papel importantísimo, desde la difusión de noticias hasta la convocatoria a movilizaciones y todo tipo de debates a través de las redes sociales.

Así, acontecimientos que en otros tiempos levantaban todo tipo de quejas por su falta de difusión en medios “tradicionales”, como la asistencia a las marchas, hoy son registrados por miles de personas a través de textos, fotografías y videos en todas las plataformas existentes.

A su vez, las autoridades se han visto obligadas a abrir su comunicación y a reaccionar de manera más inmediata porque, de lo contrario, como sucedió precisamente en este caso surgido en Iguala (durante unos 10 días el tema no fue atendido por el Gobierno), serán el blanco de una oleada de críticas de parte de un importante sector de la sociedad.

Estamos ante una nueva época en la que la información es prácticamente libre y, por primera vez en la historia, no depende solamente de un control gubernamental o de los corporativos mediáticos, y si consideramos que casi la mitad de la población tiene acceso a internet, hay una gran posibilidad de llevar a más personas nuevos mensajes.

Así, hemos visto cómo uno de los asistentes a una reunión entre los padres de los desaparecidos y el Presidente Enrique Peña Nieto subió un video a YouTube que grabó aparentemente con un celular y que muestra un momento que, en otra circunstancia, jamás se hubiera dado a conocer, debido a que el encuentro fue de carácter privado y sin prensa.

Asimismo, un reportaje elaborado por un noticiario radiofónico, pero que fue ampliamente difundido a través de internet, logró que el Gobierno diera marcha atrás a la construcción de un tren que cubriría la ruta México-Querétaro debido a que revelaba presuntos nexos entre la Presidencia y una de las empresas que habían ganado esa licitación.

Esto también provocó que Angélica Rivera, esposa de Peña Nieto, tuviera que demostrar la legalidad de la adquisición de la casa que el reportaje ponía en duda, lo cual hizo a través de la publicación de los documentos correspondientes en su página web y con un video que subió a su canal de YouTube para exponer sus argumentos y anunciar las acciones que tomaría para aclarar el tema.

Así que hoy estamos en presencia del inicio de una nueva e interesante forma de comunicación entre gobernantes y gobernados a través de las nuevas herramientas tecnológicas, lo cual obliga a crear mensajes más claros, inmediatos y efectivos, además de que la sociedad ahora puede estar más cerca de las autoridades para, por ejemplo, exigir que cumplan con su deber.

Los gobiernos del mundo, no sólo el mexicano, tienen que aprender a comunicarse con las personas a través de los nuevos medios, ya que la sociedad, parece, ya aprendió a usarlos. Así de simple.

Desde la Red…
Comentarios