Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La semana pasada, durante su conferencia para desarrolladores, Microsoft presentó el nuevo servicio llamado Azure. ¿Qué es? Se trata de poner a disposición del público en general una gran infraestructura de servidores y software con el fin de que sean utilizados para desarrollar servicios “en la nube”.

Para entender fácilmente este concepto se puede pensar en un aeropuerto. Si lo que usted quiere es operar una línea aérea, imagine que tiene que construir su propia terminal aérea. Es un gasto inmenso y no tiene sentido. Así, cuando varias aerolíneas compiten en un mismo mercado, todas comparten de alguna forma las mismas instalaciones y servicios que brida un “puerto aéreo”. Algo más o menos similar ocurre con Azure de Microsoft, que será una especie de aeropuerto.

Para cualquier empresa interesada en brindar servicios “en la nube”, que pueden ir desde catálogos y venta de música o contenidos digitales, hasta la aplicación a la medida para controlar los inventarios de una corporación, en lugar de invertir un montón de dinero en los “fierros” y la conectividad necesaria, los ingenieros en sistemas pueden contar con esta parte de la ecuación finamente resuelta: se usan las computadoras, software y almacenamiento de Microsoft. Si tiene lista su nueva “aerolínea” en nuestro ejemplo sencillo, no requerirá construir todo el aeropuerto, simplemente renta un pedazo para operar.

Hasta aquí todo es más o menos sencillo, pero resulta que ya existen varios de estos aeropuertos ofrecidos por otras empresas. En particular por el gigante de la venta en línea, Amazon, con el servicio conocido como Amazon Web Services y por otro lado, Google, con lo que se llama Google App Engine. Los tres estarán compitiendo por llevar negocio a su grande y costosa infraestructura con el fin de minimizar los costos de instalación y operación de actividades o empresas en línea.

De primera mano, los servicios más sencillos de ubicar son el almacenamiento en línea, las bases de datos y el soporte técnico necesario. Los precios y características de cada uno son muy variables y tienen que ver con el volumen de la operación. Obvio, no es lo mismo rentar un slot en un aeropuerto local con bajo tráfico a una buena porción en el JFK de Nueva York o cualquier otro gran hub aéreo.

¿Azure, Amazon Web Services y Google App Engine llegaron para quedarse? Sí, siempre y cuando ofrezcan una buena mezcla costo/beneficio. Debe ser, necesariamente, mucho más económico en el largo plazo rentar estos servicios y software que instalar los propios. El asunto es que hacer outsourcing de este tipo tal vez no sea la mejor decisión para ciertas empresas que lo consideren como peligroso, por la integridad de los datos y la no posesión física de los data centers. De cualquier forma, el concepto de cómputo en la nube llegó para quedarse y no veo más competidores de esta magnitud en el corto plazo.

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios