Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Existen muchos y muy diversos servicios en la famosa “nube” de Internet, que no es otra cosa que cualquier cantidad de servidores en cualquier parte del mundo que sirven para varios propósitos, desde correr sofisticados programas hasta guardar fotos. Así de sencillo y de complejo, pues este tipo de servicios involucra muchos factores externos para que el usuario reciba lo que necesita.

Sin duda, el comienzo de la agonía de las PC como las conocemos y el surgimiento de más y más servicios dentro de esta categoría de “nube” hace pensar que llegó para quedarse y que muchos lo estaremos usando. En el mercado de aplicaciones de escritorio, estándar, de las que todo el mundo a veces necesita, se encuentra omnipresente en casi todas las PC del mundo Office de Microsoft. Los archivos en Word, las hojas de cálculo en Excel y las presentaciones en PowerPoint son ya formas de pedir “mándame el Excel con las cuentas”. Así, la hegemonía de la suite de Microsoft es indudable, en cualquiera de sus versiones, pirata o no.

¿Qué pasa con la nube? Las cosas se ponen interesantes al cambiar de escenario. Es claro que en las PC, Office no tiene rival por el momento (y dudo que tenga en el corto plazo) pero… ¿en la nube? Ah, la cosa cambia y el principal competidor es Google. Claro que esta firma no vende software “en caja” ni mucho menos, pero sin duda está interesada -muy- en conseguir usuarios a quien mostrarle anuncios de sus clientes.

¿Qué está pasando? ¿Microsoft se quedará sentado esperando a ver cómo le comen su mercado? ¡Claro que no! La guerra apenas comienza y se va a poner interesante. Veamos algo de lo que ofrece cada quien.

Google Apps.- se trata de una serie de servicios que van desde administrar el correo de la empresa (casi de cualquier tamaño) a quien se le asigna una especie de “Gmail” personalizado, además de las funciones muy conocidas de “Calendar” y “Documents”. Esta última sería el equivalente a una suite de oficina y permite crear, editar y compartir todo tipo de documentos. Esto se lleva a cabo en “la nube” y la administración y operación es enteramente en línea. Sin conexión a la red hay poco que hacer. El servicio básico es gratuito hasta 100 buzones (o usuarios) y otorga unos 7GB de almacenamiento. Si se necesita más de eso, se pueden contratar el número necesario de cuentas con hasta 25GB de capacidad a razón de 50 dólares por usuario al año. Digamos, unos 50 pesos mexicanos al mes por cuenta. ¿Caro? ¿Barato? Depende por supuesto de las necesidades y, sobre todo, de las capacidades de compatibilidad e interoperabilidad entre los miembros del equipo.

Office365.- Este nuevo servicio -todavía en versión beta- es la propuesta de Microsoft para llevar Office a la nube, enfocado a todo tipo de empresas, desde las pequeñas hasta las gigantescas. ¿Qué ofrece? Las versiones “on line” de los productos que millones de personas ya conocen: Outlook, Word, Excel, PowerPoint, etc. dentro de un ambiente de trabajo que permite compartir recursos, documentos y demás elementos. Todavía no lo he usado -ya pedí mi beta- pero todo parece indicar que emulará de forma muy cercana al actual Office. No hay servicio gratuito aquí aunque sí un período de prueba sin costo para que el usuario decida. Los planes igual incluyen 25GB de almacenamiento por cuenta y arrancan en los 6 dólares al mes por usuario. De forma un poco más compleja por la diversidad de soluciones, las opciones de Office365 sin duda son más orientadas a las empresas.

Por cierto, Microsoft ofrece a través de los servicios “Live” las versiones libres -sin costo- de Office Web Apps, que bien pueden servir de muestra de lo que se podrá ver en Office365.

Y bien, ¿cuál es el bueno? Una gran pregunta sin respuesta todavía. Aunque todo el mundo quiere hacer cosas en la nube y muchos dicen estar dispuestos a probar, la verdad es que no es lo mismo. Por ejemplo, crear documentos con Google Documents sí se puede y funciona, pero será que algunos llevamos años acostumbrados a otro ambiente y resulta complicado “hallarse” en la nueva plataforma.

Así es que, la nube llegó para quedarse y mientras los principales jugadores comienzan a entender el mercado, algunos estaremos muy entretenidos viendo como las guerras entre gigantes ahora se sitúan “en las nubes”. ¿O no?

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios