Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

IMG_0165

El martes pasado abrió al público la Gran Maqueta de la Ciudad de México, una reproducción a escala de la capital que mide 18 metros de largo por 13 de ancho y que promete ser uno de los nuevos atractivos turísticos de nuestra contaminada y embotellada urbe.

Para su elaboración fue necesario un trabajo multidisciplinario en el que participaron 70 especialistas en urbanismo, arquitectura, multimedia y otras áreas para lograr una reproducción exacta de la capital a una escala de 1:2500, lo que significa que cada centímetro equivale a 250 metros reales. Para darnos una idea, los 55 pisos de la Torre Mayor caben en 8 centímetros de la maqueta.

Sobre ella se presenta una proyección multimedia que es narrada por dos terceras partes de WFM, la legendaria estación de radio ochentera: Martín Hernández (dos veces nominado al Oscar por Mejor Edición de Sonido) y Charo Fernández (ahora locutora de Mix 106.5 de la Ciudad de México)… sólo falto Alejandro González Iñárritu para completar esa “alineación original”.

En el espectáculo multimedia, que se puede presenciar desde unas gradas de madera, se narran pasajes como la fundación de Tenochtitlán, la masacre de Tlatelolco, los Juegos Olímpicos y el terremoto de 1985, inclusive se menciona la necesidad de impulsar un rescate ecológico en la ciudad y hasta se propone “desentubar” los ríos de la capital, como el Churubusco o Mixcoac.

Tecnológicamente, ese despliegue de luz, audio y video es espectacular y muy útil, ya que también sobre la maqueta se puede ver el drenaje de la capital, la red de agua potable, la telaraña que forman las rutas de microbuses, las líneas del Metro y hasta se pueden realizar comparaciones en tamaño con ciudades como Nueva York, descubriendo que los chilangos vivimos dentro de un bonito monstruo de concreto, vendedores ambulantes y ozono.

Pero no solamente será utilizada para bonitas visitas turísticas, sino que también en ella se realizarán reuniones de autoridades de la Ciudad de México para planear acciones que requieran visualizar el territorio de la urbe. Por ejemplo, si llegara el día en el que algún gobernante se fajara los pantalones y decidiera poner orden en el transporte público (no como muchos que han pasado por el puesto), la maqueta podría servir para trazar las nuevas rutas que se tendrían que generar… sí, también se puede hacer con Google Maps, pero se supone que en esta maqueta de 70 millones de pesos se puede llevar a cabo un ejercicio más gráfico y detallado.

La maqueta, que es una de las más grandes de su tipo en el mundo, se localiza en el centro multimedia Futura CDMX (el nombre es raro), donde también hay otra gran sala en la que, a través de pantallas interactivas y otros juguetitos tecnológicos, las personas pueden conocer más sobre la infraestructura, la historia y las estadísticas de la ciudad.

IMG_0189

Vale la pana visitarla antes de que se vuelva popular y todos quieran lanzarse a conocerla… y también antes de que las pantallas interactivas ya no sirvan o los chavos que reciben a los visitantes dejen de ser amables.

Futura CDMX está en Jiménez 13, a espaldas del Palacio de las Vizcaínas, en lo que antes era el Teatro de las Vizcaínas, a unos pasos de Eje Central e Izazaga, por el rumbo de la Plaza de la Computación, así que no hay pierde.

La entrada general cuesta 60 pesos (100 para los extranjeros), ofrecen los descuentos tradicionales para estudiantes y personas de la tercera edad, y abre martes y miércoles de 10:00 a 13:00 horas, mientras que el horario de jueves a domingo es de 10:00 a 17:00 horas.

Este tipo de instalaciones son comunes en otras partes del mundo, y es bueno que se trate de un lugar público, aunque inaugurarla durante un momento de crisis ambientales y de credibilidad en la Ciudad de México quizá no fue muy afortunado que digamos.

La maqueta también será utilizada para investigación académica, así que todavía falta ver si de verdad valió la pena la inversión. Al menos, tecnológicamente, les quedó espectacular. Así de simple.

Desde la Red…
Comentarios