Ya hemos hablado del sistema de las tarjetas del Metrobús, el cual sirve incluso para otros transportes colectivos como el Metro de la ciudad de México. El sistema, como se dijo en su momento, funciona a través de tarjetas RFID, las cuales son pasivas, y en donde cada tarjeta sólo contiene un chip con un número.

La tarjeta no tiene pila ni energía propia y cuando el usuario la acerca a un lector, como éste genera un campo magnético y entonces el número de tarjeta es leído y transmitido al servidor central, quien revisa si dicha tarjeta tiene saldo y si es así, le da el pase desbloqueando el torniquete y después de eso, quitando el costo del boleto al saldo que se tenía.

Pero la tecnología no tiene palabra de honor y cuando falla simplemente no hay procedimiento simple a seguir. El otro día recargué con 20 pesos mi tarjeta pero cuando pasé por el torniquete el sistema me indicó “tarjeta inválida”. Un feo contratiempo. Tuve que comprar otra tarjeta y entonces pasé y abordé el transporte. Eventualmente entré a la página del Metrobús y hallé que había centros de atención, uno de ellos en la estación Dr. Gálvez.

5 apps para moverte en transporte público por el nuevo #HoyNoCircula

La siguiente vez que pasé por ahí fui al centro de atención, que es un minicubículo dentro de la propia estación Dr. Gálvez, planteé mi problema y me atendieron bien. Me dieron un recibo con el reporte y me dijeron que en 48 horas regresara al centro de atención.

Y así lo hice, aunque fui como a las 72 horas. Me atendió el único empleado en ese cubículo y me dijo que le diese la tarjeta afectada, a la cual abonó los 42 pesos que supuestamente debería haber quedado en mi saldo. Tuve que firmar y presentar una identificación, cosa que no sé por qué o para qué, pero en fin. Así pues, no perdí mi saldo y el trámite no fue engorroso ni molesto realmente.

El sistema de las tarjetas RFID es bastante seguro y es claro que si la electrónica de la tarjeta falla, no quiere decir por ello que todo se echa a perder. Los datos de la tarjeta, su número y saldo (no se necesita más), es suficiente para que los encargados del sistema revisen la situación cuando ocurren problemas.

Sé que hay casos de clonadores de tarjetas que finalmente, duplican alguna tarjeta en funcionamiento y le ponen un saldo de hasta mil pesos. Pero la realidad, si este ilícito ocurre, proviene de alguien que tiene acceso al servidor del Metrobús que desde luego, no es accesible por Internet por si a alguien se le había ocurrido.

Llega Internet gratuito al Metro de la Ciudad de México

Es una red interna y por ello si se pudiese clonar una tarjeta o crear tarjetas con cierta cantidad de saldo, es evidente que eso solamente puede hacerse internamente. En cualquier caso, no es buena idea comprar tarjetas a clonadores porque aunque parezca que funcionan bien podrían dejar de funcionar en cualquier momento, si es el caso. Vamos, que aquí quien compra a estos delincuentes lo hace bajo su propio riesgo.

Pero como sea, debo reconocer que al menos en esta ciudad, donde todo tiende a ser deficiente cuando se trata de un servicio del gobierno, en esta ocasión funcionó de manera expedita y me da gusto que funcione esto bien aunque evidentemente el sistema del Metrobús es mucho más que el simple sistema de las tarjetas. Pero por algo empezamos.

Referencias: Centro de Atención Metrobús

Enlaces Patrocinados
Comentarios