Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Ya casi estamos culminando con nuestra guía para armar nuestra propia PC. Hemos repasado prácticamente todos los componentes necesarios para poder armar desde cero nuestro equipo de cómputo, las opciones son infinitas y las posibilidades para crear una buena computadora con poco dinero son cada vez mayores.

El día de hoy estaremos analizando uno de las accesorios externos que se necesitan para poder utiliza nuestra computadora: el monitor. Cada vez es mayor la oferta por parte de las compañías fabricantes y las especificaciones son algo a lo que se debe de poner atención.

Resolución

Actualmente vivimos en una era en donde la tecnología de video ha evolucionado y sigue evolucionando día con día. Las resoluciones y las plataformas han crecido a pasos agigantados de unos pocos años para acá.

El nacimiento de la resolución 4K ha dejado atrás la resolución en Full HD, ahora podemos tener resoluciones mucho más nítidas a un costo no tan elevado como pasaba antes. Los monitores o pantallas antiguas de menos de 1080p ya son casi inexistentes, el estándar hoy en día en monitores y pantallas comerciales es de 1920 x 1080 píxeles.

La decisión para elegir un monitor debe de ir relacionada con dos cosas, la primera es el presupuesto con el que cuentas, y la segunda la resolución máxima que puede entregar tu tarjeta de video, sea dedicada o integrada en el procesador. La tarjetas actuales de video en su mayoría ya entregan por lo menos una resolución 1080p, aunque existen tarjetas dedicadas con resoluciones hasta 3840 x 2160 pixeles es decir 4K. Todo depende de que es lo que necesites y quieras.

Tamaño

Al igual que la resolución, el tamaño es uno de los temas a considerar. Actualmente los tamaños más comerciales van desde las 21 pulgadas hasta 28 pulgadas. Si no vas a realizar tareas complejas un monitor pequeño puede funcionarte bien, por otro lado si tu meta es trabajar con fotografías, videos, o lo quieres para jugar lo mejor sería apostar por un tamaño más grande.

Hay diferentes marcas y en todas ella existen varias opciones de tamaño, recuerda que las pulgadas de un monitor o pantalla se miden de esquina a esquina de manera diagonal. También es importante señalar el tipo de acabado que tenga la pantalla, en ocasiones una pantalla “glossy” o brillante no es tan conveniente porque genera muchos reflejos con la luz de tu alrededor.

Respuesta en milisegundos y frecuencia

Éste es un tema muy debatido entre usuarios, mientras que los gamers defienden que la respuesta de 1 ms es la ideal para poder jugar de forma óptima, otros conocedores mencionan que 5ms es una respuesta de video suficiente para todo tipo de usuarios.

La cantidad de milisegundos se refiere a la cantidad de veces de refresco que hace la pantalla para mantener la imagen lo más nítida y constante posible. A su vez los milisegundos van relacionados con la frecuencia en que funciona el monitor o la pantalla, las frecuencias más comunes en monitores comerciales es de entre 60 y 120 Hz, aunque puedes encontrar monitores especiales para videojuegos de hasta 244Hz.

Puertos de Entrada y Salida

Simpre que escojamos un monitor debemos de revisar que tipo de conexiones y puertos integra, esto deberá de coincidir con el tipo de puerto por el cual vamos a conectar nuestro equipo al monitor, actualmente la mayoría de los monitores poseen puertos HDMI y Display Port con los cuales podrás tener resoluciones 4K y en el caso de la última versión de HDMI puede llegar hasta 8K, claro que aún están por salir los monitores con esta resolución a precios asequibles.

Por el lado del audio, los monitores usualmente están limitados a salidas o entradas para audífonos de 3.5 milímetros, aunque si hablamos de pantallas pueden integrar salidas digitales ópticas las cuales puede conectar a componentes de audio en modo 5.1 o 7.1.

En la siguiente y ultima entrega estaremos hablando de los periféricos y accesorios que se necesitarás para usar tu equipo recién armado.

Desde la Red…
Comentarios