SB_50

El cambio siempre está presente; nuestra conciencia del mismo, no del todo. ¿Por qué lo digo? Esta edición 50 del Super Bowl en Santa Clara debe y tiene que ser épica, al menos así lo tiene planeado la NFL. Es momento de festejar medio siglo de un modelo económico y deportivo que no se había visto, capaz de mover primero a un país, a la postre muchos fuera de los Estados Unidos, y poner al aficionado frente a una butaca- dentro del estadio, fuera del mismo o detrás de un televisor.

El juego y los jugadores han cambiado con el paso del tiempo hasta el deporte físico y veloz que disfrutamos en nuestros hogares.  Historias tan bien contadas por nuestro vecino del norte que son capaces de cautivar hasta el más reacio y las pruebas son los ratings televisivos dentro y fuera de los Estados Unidos.

El partido de Final de Conferencia más visto en la historia fue el Brady- Manning (de esta temporada), una rivalidad que cambió la forma de entender a dos personalidades tan ajenas a nosotros pero con la ilusión de cercanía, ahora imagínense lo que puede pasar en el Super Bowl con personalidades opuestas como el Newton- Manning, organizaciones con diferente estirpe dentro de la NFL, una con Vince Lombardies en sus vitrinas y grandes figuras contra otra que busca convertirse en referente.

Para contar esta historia se necesita lo mejor y por eso será un esfuerzo tecnológico sin precedentes, sin olvidar que estaremos en Silicon Valley, el corazón de los desarrollos tecnológicos.

Primero el estadio – Levis Stadium – es un recinto con tecnología por doquier, un estudio mercadológico quincenal sustentable. Reitero, está en el corazón de la innovación, no podría estar rezagado.

Cada ocasión en que juegan los 49ers y los miles de aficionados van al estadio pueden disfrutar de la aplicación en su dispositivo móvil y optimizar su experiencia desde encontrar el lugar de estacionamiento hasta pedir a su asiento cerveza, comida, comida y más comida.

Después del partido la organización puede ver la tendencia en consumo, dos pájaros en un tiro. Además cuenta con una sección de celdas solares capaces de iluminar el estadio sin necesidad de hacer uso de la electricidad.

En la edición 50 del Super Bowl los aficionados estarán en su dispositivo móvil durante el partido o el espectáculo de medio tiempo y no puede crearse un cuello de botella y tampoco pasará gracias a que los organizadores cuentan con 400 millas de fibra de vidrio y 1,200 puntos de acceso WiFi, el ancho de banda más amplio que en cualquier estadio de la NFL; así que podrán checar estadísticas, subir sus fotos, usar redes sociales, lo que quieran. 

Pero eso no es todo,  para contar esta historia se necesitan todos los ángulos imaginables, rostros, sonidos, experiencia, al final eso lo que vende la NFL, y para lograrlo necesitan más cámaras: habrá 70 más que en la edición pasada.

Además, la realidad virtual ya es parte de la NFL, es la nueva tendencia de entrenamiento y no podía ser ajena, por lo que se instalaron puntos con lentes de realidad virtual donde los aficionados, que se espera que en la semana sean más de 75 mil, podrán experimentar ser un quarterback.

Así que sin duda es un año especial para la NFL, una liga en constante cambio y adaptación. Muchos podrán gustar del deporte, otros de la convivencia y el pretexto que otorga un Super Bowl pero lo que es un hecho es que seremos testigos de un esfuerzo tecnológico sin precedente.

______________________________________________________________________________________________

Periodista deportivo, X Games, Ritual NFL, Hechos Noche, Sábado, Texas, Chicago. 

@LaloRuiz_87 en Twitter

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios