Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

cuesta_enero

¡Pero qué empinada ha estado la cuesta de enero este año! Entre las deudas desde el Buen Fin –que firmaron entonces, pero se empiezan a pagar en febrero -, las salidas, intercambios y este principio de año tan tambaleante entre el dólar, China y las bolsas, como que se ve más complicada que otros años.

Complicada, pero no imposible. Así que ya sin quejas y lamentos, ¿qué podemos hacer para sobrevivir la cuesta de enero?

  1. Rehacer tu presupuesto. Enero es un mes en el que tradicionalmente el comercio ajusta los precios que habían mantenido hasta diciembre para incentivar el consumo. Vuelve a hacer tu presupuesto con los nuevos precios, de acuerdo a tus prioridades y recortando gastos inútiles para que tengas más dinero para tus metas… o tus deudas.
  2. Hacer menús semanales. Una de las formas más literales de tirar dinero a la basura es que la comida se eche a perder. Esto muchas veces pasa por falta de planeación, así que para no desperdiciar alimentos cada semana planea qué desayunar, comer y cenar, para no comprar de más ni andar dando vueltas al súper. Puedes aprovechar para incluir comida que te puedas llevar al trabajo o simplemente enfocarte a preparar el desayuno una noche antes para no acabar comprando sándwiches y anexos en la tiendita de la esquina.
  3. Alternar salidas con costo y planes gratuitos. Ya estuvimos de farra en diciembre, así que hay que bajarle… pero eso tampoco significa volverse unos aburridos totales. Puedes salir algunos fines y algunos otros hacer planes caseros u optar por eventos gratuitos.
  4. Que la familia apoye con el consumo de energía. Hasta los más peques pueden ayudar a bajar los gastos de enero si apagan luces, se bañan más rápido o gastan menos agua.
  5. Haz una auditoría de deudas. Da pánico checar los estados de cuenta, apuntar el préstamo de la empresa o que te hizo tu primo, pero si no tienes claro cuánto debes, a quién y por cuál pagas más intereses, va a estar difícil saber por dónde empezar a pagar. Puedes iniciar por las deudas más caras en intereses y urgentes, para que te salga más barato, o por las más pequeñas de monto, para que sientas que vas avanzando.
  6. Usa la tecnología. Desde una app para el registro de gastos o para aclarar tus metas (como mis Metas PCC), usar simuladores para comparar productos (como los de Condusef) o hasta tomar un curso de finanzas personales en línea, como los que tiene Consumo Inteligente o la UNAM en Coursera, pueden ayudar a que tus finanzas se recuperen más rápido.
  7. Si estás muy endeudad@ ¡Huye de las baratas! ¿Para qué echarle más leña al fuego con otra carga de cosas inservibles a un precio irresistible? Si tus finanzas están complicadas evita los centros comerciales… y el comercio electrónico.
  8. Tener metas claras para el año. Es complicado ponerse a ahorrar o controlar las deudas si no tienes un objetivo. Puede ser un viaje, un curso, el enganche de tu casa, un concierto… lo que quieras, pero el punto es que tengas una meta clara, con costo, plazo y qué vas a modificar en tus hábitos para lograrla.

Sofía Macías es especialista en educación financiera y autora de la serie de Best-sellers Pequeño Cerdo Capitalista y el Libro-Agenda Pequeño Cerdo Capitalista. Puedes leer más consejos para arreglar tu relajito financiero en www.pequenocerdocapitalista.com, seguirla en twitter en @PeqCerdoCap y checar su canal de videos.

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios