Los vehículos autónomos de Google ya han sido parte de accidentes con anterioridad, pero en esas ocasiones fueron la víctima. Sin embargo, esta semana se reportó un caso en el que sucedió lo contrario, ya que uno de estos coches, un Lexus RX450h, colisionó con un autobús en la ciudad de Mountain View, California.

El impacto sucedió cuando el vehículo deportivo robótico tenía que cambiarse al carril central para dar vuelta a la derecha, pero tanto éste como su conductor de prueba, asumieron incorrectamente que un autobús que se aproximaba por detrás iría más lento o se detendría para dejar al automóvil pasar.

Debido a ello, el Lexus golpeó uno de los lados del autobús a baja velocidad, dañando su defensa delantera, una de sus ruedas y el sensor en el proceso. Al parecer, el automóvil circulaba a 2 millas por hora (3.2 kilómetros por hora) mientras que el autobús hacía lo mismo a 15 millas por hora (24 kilómetros por hora).

Afortunadamente, fue un incidente menor y no hubo ningún herido, esto de acuerdo con la Agencia de Transporte de Santa Clara Valley, aunque sí marca la primera ocasión en que uno de los vehículos de Google causa un accidente.

Aunque Google no le echó la culpa a nadie, emitió un comunicado afirmando que claramente algo de la responsabilidad recae en ellos porque si su vehículo no se hubiera movido, no hubiera ocurrido el choque.

El comunicado de la compañía calificó el incidente como un ejemplo típico de la complejidad de conducir, en donde todos estamos tratando de adivinar el movimiento de los otros vehículos.

Referencias: California DMV, Google, Engadget

Enlaces Patrocinados
Comentarios