Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En la actualidad la mayoría de las personas todavía tienen una percepción poco alentadora sobre los automóviles híbridos, comenzando por sus diseños poco atractivos y sus elevados precios, pero a partir del 2 de marzo, KIA buscará romper este paradigma con su nuevo KIA Niro, su primer SUV hibrida en México.

Tras cuatro años desde que el primer prototipo fue presentado en el Auto Show de Frankfurt, la compañía coreana ha lanzado el KIA Niro en nuestro país, el cual llega en una única versión, con un costo de 508,400 MXN. Es cierto, en primera instancia el precio no parece nada atractivo, pero si consideramos las ventajas que ofrece este crossover hibrido sobre la competencia directa, podría volverse mucho más amigable al bolsillo y a la comodidad del usuario.

Si tomamos en cuenta que este vehículo no requiere de verificación vehicular, ni debe de pagar tenencia los primeros ocho años, además de superar en rendimiento de combustible a otras SUV de su segmento, la promesa de KIA con el nuevo Niro va tomando forma. No solo es comodidad de manejo y mayor espacio, sino que también representa un ahorro muy significativo de gasolina.

“Niro es único en su especie. Es la primera SUV, pequeña, híbrida, entonces no tenemos un competidor directo que esté ofertando un sistema de motor híbrido, como nosotros”, comentó Luis García, especialista senior para KIA Motors México a cargo del proyecto.

“Está llegando como esa alternativa que busca KIA para ofertar algo que se adapte a la economía de los mexicanos, ante los gasolinazo, los Hoy No Circula, las contingencias ambientales, y claro, tratando de apoyar al medio ambiente. Ese es el granito de arena que pone Niro dentro de este mercado”, explicó.

Manejando Niro: de la CDMX a Acapulco

Es cierto que el auto puede viajar a más de 100 km/hr sin utilizar una sola gota de gasolina.

Tuvimos la oportunidad de conocer de cerca este vehículo durante una prueba de manejo por la Autopista del Sol. Independientemente de la comodidad que implica viajar en un vehículo amplio y de gran respuesta al volante, luego de casi 300 km recorridos el tanque de gasolina marcaba poco más de 3/4, con un consumo promedio de 3.6 lt/100km.

En las subidas de la carretera, que no son pocas, pudimos mantener la intervención exclusiva el motor eléctrico, aunque como es lógico la potencia comienza disminuir mientras la pendiente se vuelve más pronunciada o se alarga. En esos casos, bastó con mantener el acelerador en posición para que el motor de combustión tomara las riendas del asunto de forma automática.

En arranques y velocidades bajas, el motor eléctrico no requiere ayuda. Pero en rebases, acelerones o en modo Sport, interviene el motor de combustión e incluso interactúan juntos. En modo Eco, el vehículo alcanzó velocidades considerables, rozando los 120 km/hr, particularmente en rectas, y claro, en bajadas, únicamente con la asistencia eléctrica, misma que no requiere carga manual, es decir, se regenera de forma automática por energía cinética de las llantas delanteras y frenado del motor. El sistema de regeneración se activa cuando la carga se reduce a 33%. Una carga completa de la batería rinde 1100 km de autonomía.

En carretera nos fue bien, pero Niro se vuelve particularmente útil en conflictos viales de grandes urbes, como la Ciudad de México. En embotellamientos y avances lentos, el motor de combustión permanece en segundo plano y el tanque de gasolina se mantiene intacto.

“A diferencia de sus competidores más cercanos, nosotros tenemos mayor autonomía. Con un solo tanque de 45 litros lo podemos explotar hasta mil kilómetros, y al ser SUV tiene más espacio interior, mayor confort, mayor altura”, apuntó García tras la llegada a Acapulco.

Una SUV muy especial

Niro cuenta con un motor de combustión de 4 cilindros, 1.6L, capaz de generar 104 CV, el cual hace mancuerna con el motor eléctrico sincrónico de imán permanente de 46 CV lo que le da un total de 146 CV, así como un rendimiento aproximado de poco más 20 km/l.

En el exterior, Niro presume unos discretos faros Xenón equipados con luces diurnas LED, mientras que las calaveras son completamente LED, el frente mantiene la característica “nariz de tigre” de la marca, mientras que el quemacocos eléctrico, rieles de aluminio y rines de 18 pulgadas complementan de manera perfecta el atractivo de la SUV compacta.

Pasando al interior, nos encontramos con el volante, palanca y asientos forrados en piel, los cuales hacen juego perfecto con los detalles en aluminio y acabados en negro piano del habitáculo, donde rápidamente podemos destacar el atractivo clúster de instrumentos digital a color, doble entrada de 12V, dos puertos USB, entrada auxiliar controles de audio al volante, sensor de lluvia, sistema de audio con 6 bocinas, bluetooth, sensor de lluvia, cámara y sensores de reversa y aire acondicionado automático de doble zona y una pantalla de 5 pulgadas.

En cuanto a seguridad, cuenta con 7 bolsas de aire, asistente de arranque en pendientes, control electrónico de estabilidad, frenos ABS, luces traseras de emergencia, sensores de estacionamiento traseros y sistema de detección de puntos ciegos.

Aunque la camioneta presenta un gran equipamiento donde rápidamente podemos destacar el espacio de carga inalámbrica para smartphone, así como el gran espacio debido al especial diseño de sus baterías las cuales fueron montadas en los costados de la SUV. Nos hubiera gustado ver un freno de mano electrónico, así como una pantalla que fuera más grande que ya pudiera incorporar Android Auto y Apple Carplay.

El nombre de Niro se creó a partir de “near zero” (“casi cero”, en referencia a las emisiones de CO2 que emite este vehículo) y “hero” (o “héroe”, en relación a los esfuerzos por proteger el medio ambiente). Si estas premisas se cumplen, tomando en cuenta un balance costo-beneficio más justo que otras marcas, quizá KIA haya dado justo en el clavo.

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios