Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El día de ayer se presentó finalmente el nuevo producto que Musk había prometido la semana pasada, pero cuál fue nuestra sorpresa que no fue un producto como tal, sino una actualización bastante prometedora.

El CEO de Tesla dio una breve conferencia donde reafirmaba su compromiso con la seguridad y la tecnología, a la par que aclaraba la llegada de su más reciente modelo, el Model 3, a finales del siguiente año. Pero eso no fue todo.

Ya que la gran promesa de presentar un nuevo producto no se hizo esperar, pero lamentablemente tendremos que seguir aguardando para conocer a un nuevo integrante de la familia Tesla, debido a que el gran anuncio consistió en declarar que todos los nuevos modelos producidos a partir de ese momento de la marca —incluyendo el Model 3— contarán con una actualización de hardware.

Ésta consiste en 8 cámaras de gran angular que le otorgan al coche una visión de 360 grados y un alcance de hasta 250 metros, 12 sensores ultrasónicos mejorados y un radar frontal que servirá de apoyo a los demás sistemas capaz de funcionar en la lluvia, polvo, nieve y niebla, todo controlado por una computadora 40 veces más poderosa que la actual.

Con esta declaración, seguramente nos encontraremos con dos tipos de respuestas, la primera un claro enojo por parte de los dueños actuales de un Tesla, por la enorme devaluación que tendrán los modelos más antiguos de Tesla, es decir, modelos del 2012 al 2015 aproximadamente.

Mientras que por otro lado, los usuarios que celebrarán por tener apartado su Model 3 (o Model S o Model X) ya que recibirían esta actualización de hardware como parte del equipamiento de serie del vehículo, lo que le garantiza que por lo menos por el lado de autonomía, el coche tendrá un rango mucho mayor de vida.

Pero como buen anuncio de Tesla, éste llega con unas letras pequeñas, ya que a pesar de que ahora sus automóviles contarán con el hardware suficiente para garantizar un nivel de autonomía de categoría 5 —el máximo nivel posible, que literalmente permite a un automóvil realmente poderse manejar por si solo bajo cualquier condición— este hardware se activará a la hora de solicitarlo, ya que sí el cliente desea tener acceso a él, deberá de aumentar 8,000 dólares a la cuenta del coche, además de que el software se ira actualizando paulatinamente a través de futuras descargas.

En pocas palabras, Musk aclaró que los coches que produzca a partir de este momento, físicamente podrán soportar un nivel 5 de autonomía, pero todavía falta que el software sea mejorado para que logre ese nivel de inteligencia, así que por mucho que estén entusiasmados por la llegada de su Model 3, recuerden que todavía no tendrá un nivel de autonomía completo.

A pesar de todo, este anunció es una gran noticia para la industria de los coches eléctricos en general, ya que con Tesla continuando su interés por seguir mejorando, nos habla del compromiso de la marca por mantenerse como líder, algo que seguramente le comenzará a costar más trabajo en los siguientes años, cuando demás marcas lancen oficialmente sus soluciones eléctricas.

Referencia: Tesla

Desde la Red…
Comentarios