Aunque no lo parezca, en nuestro país todavía existen organismos que se encargan de salvaguardar los derechos de los consumidores como es la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), la cual acaba de emitir tres alertas que involucran a dos empresas automotrices y a un gigante electrónico coreano.

A través de un comunicado, la Profeco informó que la automotriz japonesa Mazda reportó que en su modelo Mazda 3 existía la posibilidad de que la válvula de entrada de combustible no se encuentre sellada por completo al tanque, algo que podría causar una fuga de gasolina o peor aún, un incendio.

Y aunque no se han reportado incidentes, la compañía ha generado un llamado a revisión a alrededor de 7,358 automóviles que pueden contar con este desperfecto, asegurando que se les realizará una rigurosa inspección y sí se llega a encontrar la falla se reemplazará la pieza sin costo alguno.

Junto con los japoneses, la automotriz española Seat también se vio en la mira ya que la Profeco detectó que alrededor de 1,333 vehículos de esta marca repartidos entre sus modelos Toledo, Ibiza y León, podían presentar una falla en el seguro para niños de las puertas traseras, el cual se podía desactivar debido a un problema en el anclaje. Ante esta situación, se declaró que a los automóviles que se les encuentre esta falla se les reparará sin costo.

Por otro lado y dejando a un lado los coches, Samsung también se vio afectada pero en la rama de sus electrodomésticos, ya que los dueños de alguno de estos modelos de lavadoras: WA456DRHDSU/AX,  WA456DRHDWR/AX y WA422PRHDWR/AX podrían tener una falla en la vibración y provocar un desprendimiento de la cubierta. Esto fue algo que ya se venía reportando desde hace tiempo también en Estados Unidos.

Ante esto, Samsung se comprometió a revisar los equipos de los dueños así como repararlo en el domicilio y extender un año la garantía de la lavadora totalmente gratis.

Referencias: Forbes, Proceso

Enlaces Patrocinados
Comentarios