El Director general de Volvo en México, Torben Eckardt, presentó el S90 en México, cargado de tecnología, diseño y seguridad.

Si un fabricante dará de qué hablar en los próximos tres años, es Volvo. Y no sólo por la presentación de este nuevo sedan de lujo, que llega a competirle a otros titanes como el Audi A6, BMW Serie 5 y al Mercedes-Benz Clase E, sino también por su nueva plataforma escalable de Volvo (SPA).

Este avance representa el principio del cambio sentenciado por la compañía años atrás, donde al igual que otros gigantes asiáticos comenzaron a explorar la posibilidad de crear un coche autónomo que además de limpio fuera totalmente seguro, un punto en el que Volvo siempre se ha distinguido.

El nuevo Volvo S90 nos presenta un excelente diseño donde deja atrás un perfil más recatado para sustituirlo por un diseño más audaz, fresco y fuerte, con su gran parrilla cóncava y luces LED en forma del martillo.

En cuanto al interior, podemos decir que el gigante de hierro logró traducir y combinar de manera efectiva los materiales refinados y exclusivos con la tecnología, donde a pesar de ver abundantes detalles en madera, Volvo logra incorporar acabados metálicos que permiten esa transición futurista.

El S90 presenta dos pantallas, la primera táctil de 9 pulgadas en formato vertical que servirá para gestionar todo el sistema de infoentretenimiento, además de elementos como el clima, mapas y teléfono, también permitirá la conectividad con dispositivos móviles al contar con Apple Carplay y Android Auto.

La segunda pantalla, ubicada detrás del volante, sustituye el tacómetro y velocímetro tradicionales por una computadora de viaje que muestra mayor detalle del estado del vehículo, así como información relevante con respecto a la ruta como la señalización, limites de velocidad o bien algún obstáculo o percance. Finalmente y complementando a esta pantalla, este Volvo cuenta con un Head Up Display (HUD) que mostrará la información más vital para mantener los ojos al frente en todo momento.

Posee un motor T6 de cuatro cilindros 2.0L con tecnología Drive-E, que permite maximizar la potencia y reducir las emisiones, la que prácticamente consiste en agregarle un supercargador y un turbocompresor, para alcanzar los 320 caballos de fuerza y 295 de torque capaces de entregar la velocidad suficiente para lograr de 0 a 100 kilómetros por hora en 5.7 segundos con un tope máximo de velocidad de 250 kilómetros por hora. Pero para los que no los vuelve locos la velocidad y prefieren un manejo más recatado, el S90 cuenta con distintos modos de conducción para generar un trayecto suave y bastante eficiente.

Finalmente, en cuanto a la tecnología de seguridad, el S90 llega con la última versión de sus sistema Intellisafe, la cual busca aproximarse más a su meta de “ninguna muerte ni herido grave al volante de un Volvo nuevo de aquí al 2020”, con notables mejoras en la detección de peatones, ciclistas, obstáculos y animales grandes.

Esto es gracias a las cámaras ubicadas alrededor del sedán que generan una vista de 360º, las cuales combinan su información con los distintos sensores para detectar todo lo que acontece en la periferia del vehículo.

Por otro lado, el S90 también aprovecha este sistema para combinarlo con el Pilot Assit donde ahora funciona hasta los 130 kilómetros por hora, el cual mantiene automáticamente el coche a una velocidad y una distancia adecuada con respecto al vehículo que se encuentre delante suyo manteniendo el automóvil alineado dentro del carril sin la necesidad de tocar el volante.

Las primeras versiones de este sedán estarán disponibles la próxima en los primeros días de septiembre. La versión Momentum tendrá un costo de 994 mil pesos mientras que la versión Inscription sube a un millón 154 mil pesos.

Enlaces Patrocinados
Comentarios