Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En la actualidad existen diversas formas para combatir los radares de velocidad, tanto legales como ilegales; las propias empresas automovilísticas como, es el caso de Ford, han comenzado a tomar partido de esto y a mejorar ciertos sistemas para brindarle a los usuarios una opción inteligente y legal para evitar desagradables sorpresas de mucho dinero.

Sabemos que en los últimos meses uno de los grandes fastidios al momento de manejar por la ciudad ha sido la creciente utilización de las nuevos radares de velocidad que, aunque su propósito en teoría es justo, la falta de una correcta implementación y regulación ha sido causa de disgusto y frustración de muchas personas que se han visto afectadas muchas de estas veces injustamente por estas cámaras y quienes las administran.

Así que para combatir de una manera pasiva este problema y permitir a las personas lidiar de manera inteligente con estos aparatos, la gente del ovalo azul presentó el mes pasado el nuevo limitador de velocidad variable en los nuevos modelos del Ford S-Max en Europa.

Este sistema fue concebido al buscar desarrollar la combinación de dos sistemas actuales, el primero el control de crucero que sirve para mantener a una velocidad el automóvil sin la necesidad de pisar los pedales, mientras que el segundo emplea la cámara frontal ubicada en el parabrisas, la cual reconoce y lee las distintas señalizaciones a lo largo de la ruta, generando un tope limite de velocidad.

Entonces el nuevo limitador de velocidad variable combina estos dos elementos empleando la información variable de las rutas, generando automáticamente nuevos limites de velocidad y reduciendo la velocidad lo suficiente para evitar una infracción.

Lo interesante es que el sistema de control no interfiere en los frenos para reducir la velocidad, sino que reduce la alimentación del combustible al motor hasta llegar a la velocidad deseada, una vez cruzado el rango de la cámara o bien el limite de velocidad establecido en esa área el vehículo automáticamente recupera la velocidad previamente establecida por el conductor.

Sin embargo, esta tecnología no es completamente automática, ya que el usuario puede manejar sin siquiera activarla o bien al presionar firmemente el acelerador obliga al sistema a desactivar la función momentáneamente, permitiendo acelerar el vehículo normalmente.

Aunque esta no es una solución final contra todos los sistemas de radar debido a distintas variables como los tipos de señalización, terreno etc, sí puede convertirse una opción muy conveniente para permitir al piloto descansar un poco y permitirle estar alerta de otros elementos como son el trafico, los peatones, incidentes, las imperfecciones en el suelo y hasta otro tipo de señalizaciones.

Por el momento, este sistema se encuentra en los modelos S-Max y Glalaxy pero al observar el gran éxito obtenido en ventas, Ford ha decidido implementarlo en el nuevo modelo de la Ford Edge.

Fuente: Ford

Desde la Red…
Comentarios