Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El futuro de los coches eléctricos se va consolidando cada vez más, ahora con la llegada de una prometedora batería, cuyos creadores aseguran que es más económica, segura, confiable y sustentable que una de Litio.

Muchas personas seguramente no consideran un auto eléctrico debido a la falta de infraestructura para cargarlo y a la limitada autonomía que tienen, ya que incluso los modelos más completos sólo pueden cubrir 300 km; una cifra nada despreciable si solo se realizan traslados dentro de una ciudad, pero poco atractiva si se necesita salir a carretera.

Pero al parecer este y muchos problemas relacionados con las baterías llegará a su fin, debido al reciente desarrollo de la empresa industrial Power Japan Plus y  la Universidad de Kyushu en Fukuoka Japón: una nueva batería compuesta por el doble carbono, llamada Ryden.

Aunque esta tecnología no es nueva, ya que un diseño similar fue probado en la década de 1970 en la Universidad de Kyoto. La falta de recursos y aplicaciones tecnológicas impidieron que continuara su desarrollo durante casi 40 años, hasta que el doctor Tatsumi Ishihara, profesor de química aplicada en la Universidad de Kyushu, comenzó a investigar nuevas químicas de una doble Pila de carbono de más de 10 años atrás. Su obra produjo una batería avanzada que no sólo es adecuada para su uso comercial.

Ryden es una batería que, a diferencia de las ya conocidas de litio, emplea un diseño de doble carbono, ya que ambos electrodos de la celda están hechos de carbono, elemento natural que abunda en nuestro planeta.

Otra diferencia de Ryden con las baterías convencionales consiste en una mayor densidad energética, que aprovecha el 100% otorgando un mayor rendimiento que una de litio. Además de que se puede cargar 20 veces más rápido y tener una mayor capacidad de vida, al brindar 3000 ciclos de carga dos veces más que las de Litio.

También puede descargar completamente sin el riesgo de cortocircuito y dañar la batería. La batería no se calienta. La estabilidad térmica también hace que la batería sea mucho más segura, ya que elimina el riesgo de fuga térmica, lo que puede provocar explosiones. Y al finalizar su vida útil esta batería es completamente reciclable.

Según la empresa nipona, su tecnología permitiría cargar la batería de un Nissan Leaf en tan sólo 12 minutos en lugar de cuatro horas. Mientras que para la batería de 85 kWh de un Tesla Model S requeriría 42 minutos. Además de que gracias a su alta densidad energética, permitirían que un auto eléctrico convencional obtuviera hasta 480km de autonomía.

Fuente: Power Japan plus  Gizmag

 

Desde la Red…
Comentarios