Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El pasado miércoles la empresa automotriz californiana Tesla Motors anunció una nueva versión más económica de su modelo insignia Model S, la cual aunque conserva su identidad de auto futurista eléctrico de lujo, denota poco a poco un punto de angustia ante la llegada de nueva competencia.

Para comenzar, hay que dejar en claro que Tesla Motors es una empresa de autos eléctricos de lujo que ha buscado ser como Apple, es decir, ofrecer el mismo producto que otras empresas pero mucho más caro.

Pero como también sabemos que no cualquiera puede funcionar como Apple, Tesla cada vez se ha visto en más y más aprietos, donde a pesar de ser un pionero en vehículos eléctricos, eso le ha valido de muy poco, ya que cada vez más empresas de la talla de BMW, Ferrari, Porsche, Audi entre otras, comienzan a presentar vehículos con prestaciones similares y precios iguales o hasta mas accesibles, sin olvidar el respaldo de la marca de cada uno de ellos.

Es cierto, las ventas no han ido mal para este fabricante, pero los años de exclusividad se irán terminando poco a poco, sobre todo en los países primermundistas donde radica esta marca, comenzando por China uno de los países donde Tesla ha invertido más y menos ganancias ha obtenido. En cambio empresas como Nissan y BMW, incluso Renault, han comenzado a presentar modelos eléctricos en países como México, donde si bien todavía no son una respuesta al ancho de la población, se presentan ya como una opción, y a un precio más accesible que un Tesla que no se ha molestado siquiera a voltear a otros mercados.

Tesla Model S 70D ¿vale la pena?

Regresando a la nueva versión de Tesla, resulta que ingresa al escaparate con el código Model S 70D, un modelo con tecnología all-wheel-drive, con una batería de 70 kWh capaz de acelerar de 0 a 100 en 5.2 segundos con una velocidad tope de 225 km/h mientras obtiene una autonomía de hasta 385 km a una velocidad media de 105km/h. Todo por esto por un costo de 75,000 dólares.

Y si incluye los clásicos elementos de lujo y demás, obviamente no todos los que se muestran en el comercial, siendo una opción un poco más completa pero más cara de la que era la versión inicial que tenia una batería de 60 kWh con una autonomía de 225 km con un costo de 70,000 dólares.

Así que aunque la nueva versión 70D mejora exponencialmente contra su antecesora, no era realmente necesario el incremento de costo, ya que continua buscando ser de precio introductorio sin mencionar que el costo de por si ya es elevado sobretodo si lo comparamos junto a otro vehículo eléctrico como el BMW i3, el cual en Estados Unidos tiene un precio base de 42,400 o la versión más equipada de 57,000 dólares.

Sin duda, Tesla se coloca como una marca de lujo de nicho, enfocada para entusiastas y fanáticos de la marca, y aunque presume de cifras muy elevadas de preventas por parte de su modelo X, la realidad es que la empresa de Musk debería reconsiderar su modelo de mercado ya que hasta la fecha sólo existen dos marcas de automóviles de lujo (BMW y Mercedes Benz) que no están respaldadas por una más grande con un modelo de mercado más amplio y económico, sin olvidar que hasta este punto, modelo o marca que sea, continúa siendo más económico y rentable tener un automóvil de combustión interna que uno eléctrico.

Fuente: Tesla Motors Blog

Desde la Red…
Comentarios