Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Diseñado y construído por un equipo de estudiantes de la Universidad de Adelaide, Australia, EDWARD es un vehículo puramente eléctrico, de dos ruedas, también conocido como “diwheel“.  Y aunque transportarse en él parece una cuestión de ciencia ficción, se trata de un vehículo totalmente operacional y además, parece poderse controlar con una precisión sorprendente.

EDWARD es el acrónimo de Electric Diwheel With Active Rotation Damping. Un diciclo es similar a un monociclo, en el cual el asiento del piloto está localizado dentro de la rueda. Sin embargo, en el caso de EDWARD, hay dos ruedas alineadas axialmente en lugar de una, y el asiento está localizado en medio de ellas. Los estudiantes de ingeniería mecánica han trabajado en este proyecto desde el 2009, y aparentemente ya están llegando al final del mismo. Los diseñadores han logrado un alto nivel de control y estabilidad en el vehículo.

Uno podría pensar que un diseño de esta naturaleza podría hacer difícil mantener al conductor al nivel del asiento, especialmente cuando se usan los frenos o se acelera (el llamado efecto “gerbiling” – intraducible, en el cual el conductor gira como un hamster en la rueda de ejercicio). Sin embargo, debido a los controles de estabilidad y “chapoteo“, EDWARD permite al conductor moverse en cualquier dirección, mientras que su asiento se mantiene en una posición fija. El sistema de control calcula y coloca el mejor nivel para el asiento después de cada movimiento del vehículo.

El aparato puede manejarse normalmente, aunque también puede conducirse de cabeza, si se desea. El controlar el viaje invertido es posible a través del uso de controles de inversión y de giro, explican los creadores de EDWARD.

El vehículo corre a no más de 40 kms por hora y se controla vía un joystick, así como un panel de control táctil. La seguridad del conductor se logra a través de un arnés que lo sostiene en cinco puntos, evitando que se caiga.

Aparentemente EDWARD podría convertirse al menos en una atracción en algún parque de diversiones, al menos al principio. Sin embargo, es posible que el vehículo pueda demostrarse como mucho más útil y podría, en última instancia, convertirse en un vehículo eléctrico silencioso y seguro en el futuro.

El video siguiente puede mostrarnos las posibilidades de este ingenioso vehículo:

 

Fuente: GizMag

Desde la Red…
Comentarios