Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Tras su gran caída (que le costará varios millones de dólares) con el caso de las emisiones corrompidas de sus vehículos de diésel, Volkswagen sabia que debía de mostrar una mentalidad diferente y al parecer el CES ha sido el evento de partida sobre la nueva mentalidad de la empresa y los cambios que surgirán a partir de este momento.

Con un inicio un poco tímido, la nueva cabeza de la empresa alemana, el Dr. Herbert Diess, se presentó oficialmente como el nuevo CEO de la empresa ofreciendo una sincera disculpa argumentado que ese tipo de acciones no debían de ser toleradas y que las represiones que sufrirá la empresa son justificadas, pero como todo gran mal debe de erradicarse y pasar a una mentalidad nueva y diferente a lo que decidieron llamar “el nuevo Volkswagen”.

Como primer punto, esta nueva Volkswagen se preocupará por respetar y mejorar la experiencia de movilidad, así como enfocar cada vez más en soluciones que empleen tecnologías renovables de maneras más eficientes.

Prueba de ello presentaron dos modelos eléctricos, siendo el primero el nuevo e-Golf Touch, donde además de las especificaciones ya vistas en el modelo pasado, se agregó la interesante noticia de la nueva implementación del sistema de entretenimiento que consta de una pantalla táctil que reconocerá diversos gestos; y no sólo eso, sino que saldrá a producción este mismo año.

Seguido por el nuevo y muy tecnológico concepto y posible sucesor de la amada kombiwagen (Transporter, Combi, Microbus) está el BUDD-e, un vehículo eléctrico que llega equipado con la más alta tecnología, comenzando con varios paneles LED que complementan a la perfección el diseño de la furgoneta, desde la parrilla pasando por las líneas laterales de la carrocería llegando a las calaveras siendo una clara evolución del concepto de hace ya 5 años el VW Bulli.

Siguiendo su nueva plataforma modular de eléctricos e híbridos enchufables (MEB), el BUDD-e cuenta con una batería de 101kWh, la cual está posicionada en todo lo largo del suelo del vehículo y que alimentará a un par de motores ubicados en cada eje con los que podrá alcanzar una velocidad máxima de 150km/h, manteniendo una autonomía de hasta 600 kilómetros. Además, al igual que el Porsche Mission E, la batería podrá recargarse en un 80% en sólo 15 minutos, sin olvidar que el techo del vehículo esta conformado por un gran panel solar.

Pasando al interior del vehículo, se distingue por su diseño sumamente limpio y minimalista, donde la gran falta de elementos y botones son sustituidos de manera brillante por una serie de elementos tecnológicos igual de impresionantes que van desde pantallas y superficies sensibles al tacto, hasta un interesante sistema de inteligencia artificial que reconocerá a los ocupantes y entenderá desde comandos simples como “abre la puerta” o “enciende” hasta ya mas complejos como ciertos elementos dentro de una conversación como “esa canción esta muy fea” o “acá atrás hace mucho calor” generando acciones inmediatas como el cambio de la canción y de temperatura únicamente en la parte posterior de los pasajeros.

En cuanto a la cabina del piloto podemos se puede apreciar como toda la tecnología y atención esta enfocada en esta parte, comenzando con un volante de diseño similar al original T1, llega cargado de luz y sensores táctiles permitiendo controlar ciertos elementos del vehículo el que Volkswagen ha denominado como volante multifunción 3.0.

Complementando de manera perfecta esta zona la gente de Volkswagen incorpora un enorme tablero conformado por tres pantallas digitales táctiles a las cuales denomina Active Info Display las cuales se dividen en Conducción, que se refiere a todo lo relacionado al trayecto. Control, encargado de todos los parámetros de BUDD-e y finalmente Consumo de contenidos, panel enfocado en donde se engloba toda el entretenimiento, conectividad y comunicación. Además un detalle simple pero muy efectivo es que los retrovisores y espejos laterales por fin han dicho adiós, dando paso a pequeñas pantallas ubicadas en las laterales frontales del tablero.

Siguiendo con la conectividad BUDD-e se transformará en un nuevo aliado el cual nos mantendrá informado y al control de nuestros diversos gadgets conectados como cerraduras, luces, lavadora, refrigerador, etc. Dándonos recomendaciones que van desde apagar las luces que se quedaron encendidas o bien pasar a la tienda por viandas para la cena.

Sin duda un concepto que le servirá de gancho para pasar a una nueva era automovilística, dejando atrás el vergonzoso #Dieselgate. En cuanto al BUDD-e podríamos ver la versión final y lista para producción en 2017.

Fuente: VW

Desde la Red…
Comentarios