Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Se sabe que el error humano es el factor predominante en los accidentes de auto y por ello mismo, se buscan formas y mecanismos de evitar esto. Para ello hay sistemas como el Pedestrian Detection System, hallado en el Volvo S60, que usa cámaras y sensores para ayudar al conductor de las posibles eventualidades al estar manejando y automáticamente aplica los frenos si lo considera necesario. Seguramente, sin embargo, debe haber algunas falsas alarmas que potencialmente podrían ser tan peligrosas como el evitar un accidente. Por ejemplo, imaginen que van en un auto de esas características y de pronto el sistema automático aplica los frenos por una razón innecesaria y desconocida y el automóvil de atrás se nos “estampa” entonces, pues no espera que frenemos de sopetón. He aquí un importante inconveniente en esta tecnología.

Por todo lo anterior, investigadores del Instituto de Tecnología de Berlín han encontrado una manera de mejorar el tiempo de respuesta de los conductores ¡leyendo la mente! Sí, usando la electroencefalografía (EEG), los investigadores probaron que leyendo las señales eléctricas del cerebro del conductor podrían mejorar los tiempos de reacción para prevenir accidentes de autos potencialmente causados por errores humanos.

El equipo estudió a 18 participantes en la investigación y los puso en un simulador de automóvil con un electroencefalograma conectado a sus cráneos y observando qué áreas del cerebro eran las más activas cuando se tenía que frenar. Después de analizar los registros del EEG, los investigadores ajustaron su sistema de acuerdo a esto. Además del EEG, los investigadores examinaron la actividad mioeléctrica (EMG), la cual es causada por la tensión de los músculos en la parte baja de la pierna y que puede ser usado para detectar el movimiento del pie antes de que oprima el pedal del freno. El estudio también usó sistemas híbridos que usan laser externos y sensores para detectar un choque potencial y disparan un procedimiento de frenado de emergencia tan pronto como el pedal de freno es presionado.

Los investigadores hallaron que este sistema de lectura del pensamiento, acompañado de los sistemas híbridos, podría detectar la intención del conductor de frenar 130 milisegundos más rápido que una respuesta al frenado normal. Aunque quizás no suene mucho tiempo (y en realidad es realmente muy poco tiempo), los investigadores dicen que podría ser la diferencia entre evitar un accidente o estar dentro del mismo. El estudio completo aparece ya publicado en el Journal of Neural Engineering.

Fuente: GizMag

Desde la Red…
Comentarios