Pruebas, avances y alianzas para impulsar el desarrollo de vehículos autónomos se dan a conocer casi todos los días, pero hasta ahora pocos han confirmado cuándo comenzarán a circular estos autos sin piloto.

Ford ya tiene fecha. La compañía anunció esta semana que en 2021 tendrá su propio modelo inteligente transitando avenidas.

La norteamericana acelerará el desarrollo de sus vehículos autónomos, que desde hace casi una década investiga en colaboración con el MIT, el trabajo en conjunto con Velodyne y sus sistemas LIDAR, además de la adquisición de empresas especializadas en software de aprendizaje de una maquina, y sus esfuerzos por impulsar empresas que se dedican al mapeo en 3D de las ciudades.

Para conseguirlo, Ford amplió su centro de investigación e innovación en Palo Alto y planea duplicar el tamaño de su equipo a finales del próximo año, con el objetivo de crear un vehículo nivel SAE 4 de autonomía, es decir que sea capaz de manejar prácticamente en cualquier tipo de situación, pero únicamente en ciertas áreas limitadas como rutas especificas, condados, pueblos o colonias previamente aprobadas.

Este vehículo está pensado para responder a una tendencia detectada por empresas como Google, Uber o Tesla (y quizá Apple) que apunta a un cambio en la forma de transportarse y, en vez de adquirir un vehículo personal y los consumidores optan como primera solución de movilidad un servicio de transporte privado o compartido.

Este cambio en la movilidad cambiará el modo de juego de las empresas automotrices, quienes además de desarrollar autos ecológicos e inteligentes, ahora tendrán que plantearse la idea de crear un modelo de servicio propio o asociarse con uno que ofrezca transportación inteligente a las personas.

“Estamos volcados en poner en las carreteras un auto autónomo que mejore la seguridad y resuelva los desafíos sociales y medioambientales que afectan a millones de personas, no sólo a aquellos que se pueden permitir coche caros”, comunicó Mark Fields, presidente de Ford.

Ford aclara que una de las grandes ventajas de Ford y de otras empresas automotrices, es que a diferencia de las empresas tecnológicas, ellos llevan años de experiencia al desarrollar y construir automóviles y todo el proceso que esto conlleva, por lo que pueden enfocar todavía más sus esfuerzos en el desarrollo de los sistemas que necesitará el vehículo para ser autónomo, así como impulsar el desarrollo de la infraestructura necesaria como ha sido el caso de su rival GM con el servicio Lyft.

Enlaces Patrocinados
Comentarios