Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Lee Jae-yong, conocido en el entorno profesional como Jay Y. Lee, es el vicepresidente de Samsung, nieto del fundador de una de las compañías más poderosas del mundo y heredero del conglomerado de empresas que dirige su padre, Park Sang-jin, a nombre de Samsung Electronics Co Ltd. Esta tarde, Jay Y. Lee ha sido arrestado por estar inmiscuido en un caso de corrupción propiciado en el 2015.

El vicepresidente de Samsung fue interrogado a puerta cerrada ante un juez federal el pasado 13 de febrero para aclarar su participación en la donación de más de 43 mil millones de wones, equivalentes a 37.74 millones de dólares, que fueron otorgados a Choi Soon-sil, amiga de la ya destituida presidenta de Corea del Sur, Geun-hye, por tráfico de influencias y fraude.

Ahora, el Tribunal Central de Seúl ha emitido una orden de arresto para las primeras horas del día viernes en Corea del Sur en contra del empresario de 48 años Jay Y. Lee tras haber encontrado la evidencia necesaria para llevar a cabo un proceso legal en su contra.

Jay Y. Lee es acusado de haber cometido tráfico de influencias y soborno al entregar importantes sumas de dinero a la amiga de la anterior presidenta, Choi Soon-sil, para actuar en favor del joven empresario en la fusión las empresas Cheil Industries Inc. y Samsung C & T Corp, cuyos inversionistas argumentaban que la fusión de ambas empresas le daría total control al empresario que obtendría el 17% del total de la empresa ya fusionada.

Esto molestó a los accionistas minoristas de Samsung C & T Corp que además argumentaron que Jay Y. Lee quería hacerlos a un lado con esta fusión, sin embargo, el empresario argumentó que estaba tratando de crear valor a largo plazo para los inversores y la fusión era necesaria para sostener el crecimiento, situación que obligó a los inversionistas a llevar el caso a la corte de Seúl, que a pesar de no lograr evitar la fusión comenzó la línea de investigación en contra de Jay Y. Lee.

Hasta el momento ninguno de los abogados de Samsung ha dado una declaración oficial, pero se estima que tardarán al menos 18 meses para que se pueda llegar a un juicio con veredicto.

Referencias: Bloomberg, CNBC

Desde la Red…
Comentarios