Hoy en día, la mayoría de nosotros tenemos un teléfono inteligente con acceso a las redes telefónicas y Wi-Fi. Los proveedores de estos servicios buscan ofrecer las máximas velocidades posibles; sin embargo, en general muchos de los servicios pueden dar transferencia de información que va de 2 a 10 megabits. Pero ¿cuál es el límite real? Los investigadores de la Universidad de Rice se han puesto a trabajar en este tema.

Hay muchísimas tecnologías para transmitir y recibir datos, sean estos imágenes, videos o texto, vía el espectro de ultra alta frecuencia UHF, vía el espectro infrarrojo, entre muchos otros. En la Universidad de Rice se está regresando a los primeros radios buscando establecer un récord de velocidad, que vendría a ser de 1 terabit por segundo.

Se atribuye al ingeniero italiano Guillermo Marconi la invención del radio como sistema de comunicación. Él demostró un sistema basado en pulsos que se podían transmitir en señales de baja frecuencia sobre largas distancias, lo que disparó toda esta tecnología de las comunicaciones inalámbricas.

En las últimas dos décadas, los sistemas inalámbricos han usado ondas electromagnéticas moduladas para mandar o recibir datos pero los investigadores en Rice han decidido revisar las ideas de Marconi para alcanzar velocidades sorprendentes dentro de un sistema óptico.

“Marconi usó una antena conectada a un condensador grande”, dice Aydin Babakhani, investigador principal en este proyecto. “Inspirados en el invento de Marconi, pero en lugar de usar una gran antena que vaya mandando las señales en el aire, nuestro sistema tiene una antena dentro del chip que lo lleva a un transistor bipolar de alta velocidad”, añadió.

Este dispositivo guarda la energía magnética en un chip y la lanza a través de un disparador digital el cual resulta en un pulso en la escala de los pico segundos, es decir una trillionésima de segundo.

Repitiendo este proceso se puede tener razones de transmisión de 10 GHz, lo cual, piensan los científicos, es la única manera de llegar a velocidades de transmisión de 1 terabit por segundo sin utilizar ninguna tecnología laser. Para darnos una idea de esta velocidad, un terabit por segundo es alrededor de 1 gigabyte por segundo. O dicho en otras palabras, una película en DVD podría transferirse en unos 5 segundos completa.

“Lograr romper la barrera del terabit por segundo nos permitirá un nuevo conjunto de aplicaciones y de nuevos paradigmas en la comunicación”, dice Edward Knightly, otro de los investigadores.

El siguiente paso para el equipo es desarrollar un transmisor más grande que pueda tener cerca de 10 mil antenas individuales en los chips, de manera que puedan mandar pulsos a frecuencias entre 100 GHz y un par de THz. Todas esas antenas permitirán mandar las señales no más lejos que un cuarto de milla, unos 0.4 kms, y ser dirigidas con precisión laser.

Referencias: Rice UniversityNew Atlas