Cyberbullying

La terrible frase “No hay nada tan malo que no se pueda poner peor”, se hizo realidad en el asunto del bullying.

Hoy en día hay 4 veces más víctimas de cyberbullying que de bullying tradicional. Desde los tweens (niños entre 7 y 12 años que se empezaron a comportar como adolescentes cuando aún les gustaba Pepa Pig) hasta los adolescentes con edad “oficial“ (todos aquellos que tienen un ataque de hormonas, y sus padres un ataque de nervios). El problema es que en el cyberbullying, las agresiones son fuertísimas y los daños emocionales que reciben nuestros hijos (la mayoría de las veces sin que tengamos la menor idea) los llevan a depresiones muy fuertes e inclusive pueden llegar al suicidio. Es por eso que este tema es más serio de lo que parece y es nuestra obligación estar pendientes y saber cómo ayudarlos.

El cyberbullying ha crecido desmedidamente por diferentes razones:

  • En el bullying tradicional, pueden darle un “zape” o insultar a tu hijo y lo ven únicamente los otros chavos que están al lado; pero en el cyberbullying lo graban, lo suben a las redes, lo comparten los compañeros (la mayoría nunca estuvieron ahí), y no sólo se entera su escuela, se enteran tooodas las escuelas; el video se vuelve famoso en la web y al rato hasta  Anti- Trending Topic  puedes ser. ¿Te puedes imaginar lo avergonzado que se puede sentir un adolescente en esa situación?
  • En el bullying tradicional, hay horarios y lugares seguros (parece broma pero tiene que ver con los horarios de la escuela y con su cuarto). En el cyberbullying no hay horarios, ni lugares seguros, le pueden mandar, programar y stalkear con cientos de mensajes diarios en todos sus dispositivos, puedes estar comiendo con ellos en la misma mesa, y mientras tú crees que están felices de la vida chateando con su grupo de Whatsapp, están a menos de 50 cm de ti, recibiendo las peores ofensas que te puedas imaginar.
  • Y finalmente, en el bullying tradicional existe un momento en el que el agredido llora, o no puede más y normalmente el agresor o sus acompañantes, se compadecen y paran; pero en el cyberbullying, esto no sucede, ya que el agresor no está viendo la reacción de la víctima. El agresor sólo aprieta send en su teléfono y no sabe que quizá la chava o el chavo que reciben los mensajes, está a dos minutos de planear un intento de suicidio.


Los 5 smartphones más poderosos que han salido en 2016

Todo esto hace que el Cyberbullying sea más peligroso y contagioso de lo que nos imaginamos, y es por eso que debemos saber cómo preparar a nuestros hijos para no caer en él y por supuesto, cómo detenerlo.

  • Primeramente, tienes que explicarles todo esto a tus hijos para que no los agarre en curva, y sepan identificarlos si en algún momento les sucede.
  • La ley máxima del cyberbullying es: ignorar / bloquear / reportar, esto es lo más importante que debe saber tu hijo. Lo que más quiere un agresor es lastimar, y por supuesto tener público. Si tu hijo(a) ignora los mensajes sin aún haberlos leído, el agresor no cumple su cometido. Al bloquearlo lo inutilizas para que siga mandando mensajes de su cuenta, obviamente puede crear otra o utilizar las de sus amigos, pero después de bloquear todas las cuentas que lo agredan, terminan cansándose. La otra parte esencial es reportar la cuenta (todas las redes de este tipo tienen esta herramienta), de esta manera los administradores de la red social, checan los mensajes que la persona ha estado mandando, y si consideran que son agresivos cancelan su cuenta.
  • Por su puesto, es muy importante que tus hijos sepan que si se enfrentan a una situación como ésta, deben hablarlo contigo o con un adulto de confianza para tomar cartas en el asunto y  comentarlo en la escuela. En el congreso internacional de Innovación Educativa 2015 se instituyó que los alumnos en México tienen derecho de protección contra toda agresión física o moral, y la escuela se tiene la obligación de intervenir, siempre y cuando afecte o intervengan alumnos de la misma escuela, aunque las agresiones ocurran en internet y fuera de los horarios escolares o del plantel (Este mismo tipo de acciones se están tomando en la mayoría de los países). También puedes reportar esto a las autoridades digitales de tu ciudad o país  para que te ayuden a localizar al agresor , dar de baja sitios y páginas, y te pueden ayudar a proceder legalmente contra el agresor. En el caso de México esta es una acción que te puede ayudar.
  • Y lo más, más, más importante… Si estás en esta situación , seguramente tu hijo(a) tiene un problema de autoestima, por lo que el ideal será ayudarlo a construir una mejor imagen de él o ella, y si te es posible buscar ayuda profesional que pueda darle herramientas para mejorar su seguridad.

Como ves, es una situación muy delicada, espero que si estás viviendo algo así, esta información te ayude a salir del problema y especialmente que te funcione para prevenirlo.

7 juegos móviles que no te pueden faltar en el transporte público

El mejor control parental o herramienta para evitar que tus hijos se metan en problemas, es la información y el apoyo que les des todos los días.

Espero que todo salga muy bien y que puedas salir o evitar cualquier problema con tus hijos.

Con mucho cariño,

Yordi Rosado


Yordi Rosado es productor y conductor de Está Cañón. Autor de Quiúbole y Renuncio. Es @YordiRosado en Twitter.