Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Suele ocurrir que después de algún tiempo de uso, la computadora comienza a volverse más lenta, por lo que al cabo de un año puede generarse una pelea eterna entre el equipo y su usuario.

Existe una gran cantidad de razones por las que puede ocurrir esto, pero es básicamente porque, con el paso de los meses, vamos instalando programas que muchas veces sólo usamos una vez y se quedan instalados en el equipo o bien, porque guardamos cuanta cosa vemos en Internet.

Es por ello que te compartimos cinco acciones a tomar en cuenta para que la convivencia con tu computadora sea lo más placentera posible.

Borra información innecesaria

Lo primero que puedes hacer para acelerar el rendimiento de tu computadora, es borrar información que no es tan necesaria, como archivos temporales, elementos de la papelera de reciclaje, archivos de registros de instalación, entre otros.

En Windows existe una herramienta para hacer esto y acceder a ella es muy fácil, sólo tienes que dirigirte a Inicio > Todos los programas > Accesorios > Herramientas del sistema > Liberador de espacio en disco.

Una vez que accedemos a ella, se muestra una ventana para seleccionar cuál es la unidad que se desea limpiar. En este caso seleccionamos la unidad C:, que generalmente es donde se encuentra instalado el sistema operativo. Una vez cargada la información, automáticamente nos permitirá seleccionar qué información queremos limpiar.

Usa el desfragmentador del disco

Hacer esta acción sirve para reacomodar los archivos, de manera que no queden bloques de información vacíos en él. Al instalar, desinstalar o borrar aplicaciones, archivos y demás, la información comienza a quedar de forma discontinua, con bloques vacíos en medio.

El desfragmentado se encarga de reacomodar esos bloques de información, para que queden de manera continua, permitiéndole al sistema operativo acceder mucho más rápido a la información completa, ya que se encuentra ordenada de principio a fin.

Para poder desfragmentar tu disco duro, deberás acceder a la herramienta ubicada en Inicio > Todos los programas > Accesorios > Herramientas del sistema > Desfragmentador de discos. Una vez dentro, podemos seleccionar el disco a corregir. En este caso seleccionamos en donde se encuentra instalado el sistema operativo.

Deshazte de aplicaciones innecesarias al inicio del sistema

Comúnmente al iniciar el sistema operativo, también se inician servicios y aplicaciones que no usamos o simplemente desconocemos que se inician, haciendo que el arranque sea mucho más lento. Pero pueden deshabilitarse de la siguiente forma: en el menú Inicio, en la barra de ejecución debemos escribir msconfig y presionar Enter.

Dentro de la herramienta, veremos una ventana que presenta varias pestañas. Aquí seleccionamos el modo Inicio Selectivo, que permite decirle al sistema operativo qué es lo que debe iniciar en el momento de arranque. Así se diferencia del modo normal, que inicia todo.

En la pestaña Servicios podemos encontrar aquellos que se iniciarán con Windows y podemos habilitar o deshabilitar los que no deseemos que inicien. Otra pestaña que es de nuestro interés es Inicio de Windows, donde se muestran cuáles son las aplicaciones que inician junto con el sistema operativo.

Formatea tu disco duro

Algo que es casi imposible que falle en caso de tener una computadora lenta es formatear el disco duro, ya que con ello, borramos toda la información de ella y, a pesar de ser una solución extrema, es la forma en la que, sin ninguna duda, el equipo funcionará como el primer día.

El proceso varía según el sistema operativo pero, por ejemplo, los principales fabricantes de PC con Windows incluyen una herramienta integrada entre sus aplicaciones, aunque el método tradicional es por medio del disco de instalación del sistema operativo, que al insertarlo, nos da la opción de formatear la máquina y hacer una instalación nueva del mismo.

Por supuesto, antes de hacer dicho proceso, será vital que respaldes tus archivos, ya sea en un medio de almacenamiento externo o en la nube, por medio de servicios como Dropbox, Google Drive y OneDrive.

Actualiza los componentes internos de tu computadora

Si ya hiciste todo lo anterior y aún así tu computadora sigue lenta, lo más probable es que quieras actualizar los componentes internos de ella, ya que muchas veces, el problema radica en que estos ya están un tanto obsoletos y no son capaces de correr óptimamente las nuevas versiones de los programas.

Si no quieres gastar tanto en un nuevo procesador, hay dos cosas que puedes cambiar para obtener una mejor velocidad de tu computadora. La primera es, por supuesto, la memoria RAM, es decir, aquella de almacenamiento temporal utilizada por tu equipo y que está en uso cuando las tareas están siendo ejecutadas por diferentes programas. Por lo tanto, mientras más programas estés utilizando, más RAM necesitas.

Por otro lado, querrás instalar un disco duro de estado sólido en lugar de uno mecánico, ya que este componente es la principal causa de baja velocidad y arranques lentos en una computadora, por lo que uno de estado sólido exclusivo para el sistema operativo podría mejorar mucho este aspecto, ya que tiene tiempos de lectura más rápidos.

Desde la Red…
Comentarios