El director general de Apple, Tim Cook, envió una carta esta mañana a sus empleados reafirmando su posición contra el gobierno en el caso del iPhone bloqueado del evento ocurrido en San Bernardino. En ella les agradece, al igual que a la retroalimentación de los consumidores, por su apoyo público y dijo que a pesar de que Apple no simpatiza con los terroristas, la seguridad de los datos de cientos de millones de ciudadanos es amenazada por la orden enviada por el gobierno.

Apple quiere el gobierno retire sus demandas justificadas por All Writs Act (Ley de todas las órdenes de la corte) en Estados Unidos y estimula un debate abierto entre la policía, la tecnología y los expertos en cuestiones de privacidad. Además, Apple publicó una página de preguntas y respuestas expandiendo la primera carta abierta para informar al público sobre la situación.

En la nota, Cook también resalta que no se siente bien estar luchando contra el gobierno en la defensa de las libertades constitucionales. El ejecutivo dijo que algunos miembros del congreso quieren que Apple dé marcha atrás en su política de cifrado de iOS, en particular los cambios realizados en iOS 8 que impiden que los datos del iPhone puedan ser descifrados en lo absoluto sin la contraseña correcta.

Muchos esperan que Apple redoble la apuesta en cuanto a características de seguridad de bloqueo en las próximas versiones de iOS y el hardware del iPhone. La carta también refuerza la opinión de Apple que el problema no es tanto la acción de este caso en particular, sino el precedente peligroso de crear una puerta trasera que significaría para futuros casos legales.

FBI emite su postura

A todo esto, el director del FBI, James Comey, insistió que el caso en la corte no busca sentar un precedente, sino hacer justicia para las víctimas que perdieron la vida o resultaron gravemente heridas durante el ataque:

“Les debemos una investigación exhaustiva y profesional en virtud de la ley. El pueblo estadounidense no debería esperar menos del FBI”, declaró Comey, quien también declaró que es posible que el iPhone tenga la pista para encontrar a más terroristas.

El gobierno estadounidense apuntó también que la negativa de Apple para colaborar con las autoridades, responde, en realidad, a su preocupación por su modelo de negocios y la estrategia de marketing de su marca. Las autoridades dicen no querer una llave maestra para acceder a todos los teléfonos, sino simplemente entrar en un único iPhone.

Pero Cook insiste en que eso no es cierto y asegura que la técnica que debería de desarrollar para allanar el camino al FBI podría utilizarse una y otra vez en muchos dispositivos. Sería, dijo, el equivalente a una llave maestra capaz de abrir cientos de millones de cerraduras en el mundo.

Referencias: TechCrunch, TechnoBuffalo, BuzzFeed