error53

A Apple nunca la ha gustado que toquen sus dispositivos sin permiso, y ahora todo parece que están castigando a todos los que lo hicieron.

Las políticas de Apple sobre el servicio de sus dispositivos es muy delicada, no cualquiera puede ayudar a arreglar una Mac o un iPhone. Existen los centros de servicio autorizados que tienen que pasar las pruebas de calidad de Apple para poder dar servicio a los diferentes dispositivos de la compañía. Una gran ventaja de ellos es que cuando mandas reparar un equipo dañado a uno de estos centros la garantía de tu equipo sigue siendo válida; claro, esto tiene un costo y bastante alto.

Si no quieres pagar tanto para la reparación de tu dispositivo, puedes acudir a algún tercero para arreglar tu equipo. Lo más seguro es que sea mucho más barato, pero te saldrá muy caro con Apple.

Últimamente han aparecido varios reportes de dispositivos iOS que después de actualizarse aparece un tal “Error 53”, un error que está apareciendo en dispositivos que fueron reparados por terceros y no por Apple directamente.

La nueva actualización de iOS realiza varios chequeos de seguridad para que el dispositivo se actualice correctamente. En estos chequeos también se revisan los componentes que están conectados al sensor de Touch ID para que la información de las huellas digitales esté segura, esto significa que si el dispositivo encuentra un componente que no es el de Apple, lo más seguro es que aparezca este error.

Cualquier cambio de pantalla, de botones, batería o cualquier otro componente que se haya realizado fuera de un centro autorizado de servicio podría dejar tu iPhone o tu iPad inservible con el Error 53.

Varias fuentes contactaron a Apple para tener su punto de vista sobre este problema del Error 53 y Apple comenta lo siguiente:

“Tomamos seriamente la seguridad de nuestros clientes y el Error 53 es el resultado de un chequeo de seguridad diseñado para proteger a los clientes.”

Es un punto bastante válido de parte de Apple, pero esto podría arruinar la opción de todos los clientes de poder reparar un dispositivo iOS por fuera, sin importar el estado de garantía del dispositivo. Apple fomenta que se hagan las reparaciones directo en sus centro de servicio autorizados, pero aparte de pagar un precio alto por el dispositivo, ahora los precios de reparaciones se podrían disparar para los clientes que ahora ya no pueden cambiar una pantalla rota tan fácil.

Aunque muchos esperarían que Apple “arregle” su sistema operativo, no creo que esto suceda porque en realidad no hay nada que arreglar. Apple se podrá defender con la seguridad de los usuarios, pero los usuarios tendrán que jugar bajo sus reglas.

Fuentes: The Verge, The Guardian