samsung

Es dificil pensar en Android sin pensar en Samsung. Desde que aparecieron los teléfonos Galaxy la popularidad de los teléfonos de la marca ha dominado el mercado con teléfonos de gama alta, como el Edge plus, o teléfonos más económicos que muchos usuarios han disfrutado.

El problema de estos teléfonos es que, después de un tiempo, son abandonados por Samsung, ya que el soporte es limitado y las actualizaciones de Android simplemente son un sueño para los que tienen teléfonos que tienen más de un año de antigüedad.

Por lo visto los habitantes de los Países Bajos no están muy contentos con la falta de soporte de la marca, así que han decidido demandar a Samsung por la falta de actualizaciones de Android a los dispositivos.

Esto no lo hacen simplemente porque quieren nuevas funciones en su celular, la demanda explica que es a causa de la falta de protección de los usuarios a diferentes vulnerabilidades del sistema. Ningún sistema es perfecto y se necesitan actualizaciones para parchar diferentes errores, a veces son críticos y pueden dejar a millones de dispositivos vulnerables a un ataque cibernético.

La Asociación Holandesa del Consumidor realizó esta demando contra Samsung exigiendo principalmente dos cosas: Dejar en claro el tiempo en el que un dispositivo será soportado, y lo segundo es que Samsung mantenga actualizados estos dispositivos soportados.

La filosofía de las marcas es muy sencilla, si no cambias tu teléfono no tendrás actualizaciones. Esto sucede no solo con Samsung, con Apple, con LG, con HTC, básicamente con todas las marcas. Algunos hacen el intento de mantener sus dispositivos actualizados como lo ha hecho Google con los Nexus que duran un par de años más con nuevas versiones de Android, pero sigue sin ser suficiente.

La falta de actualizaciones es principalmente culpa de los fabricantes, pero hay casos donde las compañías telefónicas controlan el flujo de estas actualizaciones de software a los dispositivos de su red. Samsung eventualmente con esta demanda podría verse forzado a hacer actualizaciones sin las compañías telefónicas.

Fuente: Consumentenbond