hydrao00

En el mundo hay muchas personas que de pronto tienen buenas ideas, o al menos eso piensan, y muchas de esas ideas no se concretan nunca, tal vez por falta de dinero para llevarla a cabo o porque simplemente la idea es invíable. Sin embargo, hay quienes piden un préstamo o mejor aún, entran en una campaña de crowdfunding de manera que se hacen de fondos si logran convencer a un número de personas que apoyen su idea, y no sólo con su apoyo moral, sino con dinero. Esto es lo que ha hecho una empresa francesa para promover una nueva regadera que promete -de una manera original- mostrarle al usuario cómo usa el agua cuando se baña.

Hydrao es una compañía que busca hacer consciencia de los recursos que usamos y para ello ha creado una regadera que tiene unos LEDs que cambian de colores en la medida que se usa el agua cuando uno se está bañando. De esta manera el usuario puede darse cuenta si ya lleva más tiempo que el necesario para darse una ducha. De hecho, se sabe que una ducha normalmente se puede hacer en menos de cinco minutos y claro, si el agua está “calientita (más en estas épocas de frío), pues puede ser que nos quedemos más tiempo en la ducha literalmente desperdiciando el agua.

La regadera posmoderna se presentó en el CES hace una semana y la empresa Hydrao piensa venderla en unos 100 dólares. A través de los años hemos visto una serie de soluciones inspiradas en la tecnología para ahorrar agua. Hay regaderas que purifican y re-usan el agua que desperdiciamos, o bien diseños que pulverizan las gotas (aunque hay ya lectores de unocero que me han dicho que esta tecnología no funciona porque al pulverizar las gotas estas salen ya frías). Otros inventos iluminan la regadera de forma que va de verde a rojo avisando así que es el momento de cerrar la llave.

hydrao01Hydrao sigue esta última idea pero parece que lo hace muy bien. La regadera se puede instalar sin problemas en cualquier salida de regadera normal y tiene un LED que se enciende con el poder del agua que fluye por el dispositivo, de manera que ni siquiera se necesitan baterías. Empieza en verde se transforma en azul a los 10 litros gastados. Cuando llega a los 30 litros se pone de color naranja y empieza a prenderse y apagarse en rojo cuando se empiezan a usar más de 50 litros.

Como se esperaría, se puede conectar con una app vía Bluetooth de forma que los usuarios puedan crear los perfiles de las duchas de forma individualizada, de manera que pueda llevarse un control del gasto de agua de cada miembro de una familia que usa la regadera.

Referencias:

Hydrao 
GizMag