Kate_Chapo_Sean

No fue durante un anuncio de televisión en cadena nacional, ni mediante un discurso, ni a través de un boletín de prensa, ni en un una entrevista con López-Dóriga, sino en un medio que resulta cada vez más eficiente: Twitter.

Con la frase “Misión cumplida”, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto (@EPN), iniciaba el tuit con el que informaba el pasado viernes a todos los mexicanos (bueno, en realidad a sus casi 5 millones de followers) que el narcotraficante más buscado del mundo, Joaquín Guzmán Loera, alias “el Chapo”, había sido capturado.

Las alertas de las apps de los medios de información sonaron de inmediato en millones de celulares en el País y la discusión en Twitter y Facebook ya estaba bastante avanzada cuando la radio y la televisión empezaron con sus eternas coberturas que se prolongaron durante todo el día sin información nueva, mientras que en las redes sociales ya se habían expuesto diversos puntos de vista, memes  y muchas (muuuchas) ridículas teorías del complot.

Los memes de la fuga de “El Chapo”

En Twitter, el Presidente calificaba como un éxito la detención del delincuente que hace seis meses se había escapado de la cárcel federal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, a través de un túnel construido en su propia celda. No era una corrección de su error, sino un triunfo. Eso decía su tuit.

En julio de 2015, gracias a las cámaras de seguridad del penal, todo el mundo pudo ver la manera en la que el Chapo dejaba una tableta sobre su cama (un dispositivo usualmente prohibido en las cárceles) mientras caminaba tranquilamente hacia su libertad en un túnel que también contaba con lo último en tecnología en escapes de prisión.

Como en la vida de todos, la tecnología ha estado presente durante toda la historia de la segunda fuga y tercera captura del Chapo, y justamente todo parece indicar que fue la tecnología lo que ayudó a que fuera localizado por las autoridades.

Pero la historia no terminó con su encarcelamiento (del cual, por cierto, no hemos sabido mucho), sino que continuó en el campo del cine de Hollywood, las telenovelas, la farándula, el Internet y los gadgets cuando, poco más de 24 horas después, tras un adelanto del sitio del diario New York Times, la revista Rolling Stone dio a conocer en su página de Internet que el primero en localizar al narcotraficante no había sido el Gobierno mexicano, sino su enviado-“reportero”-actor Sean Penn, quien lo había entrevistado en exclusiva para ese medio especializado en música, pero que suele incluir reportajes de interés general.

En la versión web de la revista también se dio a conocer que el actor “rebelde” de Hollywood no había ido en solitario al encuentro del prófugo, sino que su contacto inicial había sido la popular actriz mexicana Kate del Castillo, lo cual confirmaba el mismo Chapo en persona durante un video de dos minutos que también fue difundido en esa página y que presentaba el molesto canto de un gallo con el testimonio de Guzmán Loera en segundo plano.

En 2012, Kate del Castillo había expresado admiración por el Chapo a través de su cuenta de Twitter, especialmente porque desde 2011 la ex “Muchachita” protagoniza la exitosa serie-telenovela “La Reina del Sur”, donde da vida a una narcotraficante, por lo que estuvo muy metida en el tema y en el gusto del público de países como México, Estados Unidos, Colombia y España, cuyas audiencias televisivas encuentran un gran atractivo en todo lo relacionado con el narco (de hecho, es una de las series más pirateadas y hasta encontraron unos DVDs en el lugar donde detuvieron a Guzmán Loera).

Desde entonces, el Chapo había tenido diversos contactos con Kate a través de su abogado y de una tecnología que para muchos es austera, pero para otros personajes, como los políticos y los delincuentes, resulta ser muy segura: el BlackBerry Messenger.

¿Te sientes seguro cuando envías mensajes a través de un mensajero instantáneo?

Narco y actriz mantuvieron contacto, inclusive después de la segunda fuga y, gracias a su confianza en Kate, el Chapo permitió que Penn lo entrevistara en persona después de viajar en una avioneta (cuyo piloto era uno de los hijos de Guzmán Loera) equipada con un sistema electrónico que bloqueaba la señal de cualquier radar terrestre.

Antes y después de la entrevista en persona, la comunicación se llevó a cabo a través de celulares de bajo costo que después destruían, cuantas de correo en las que escribían correos electrónicos que no se enviaban (se dejaban en la bandeja de salida y después eran leídos por otra persona que ingresaba a la cuenta) y todo tipo de mensajes cifrados.

Una de las conversaciones hechas en BlackBerry Messenger fue difundida por el periódico Milenio (con su respectivo avance en Internet) y, además de que el mundo se enteró de que el Chapo escribe como cualquier chavo Millennial, se vio que su trato hacia Kate era más (bastante más) que cordial.

En una parte, se puede leer al Chapo discutiendo qué celular le puede regalar a Kate y, como si no fuera un narcotraficante millonario, pregunta por los precios del iPhone 6 y del Samsung Galaxy, pero finalmente se decidió por un BlackBerry, el cual buscaban en rosa, pero finalmente fue gris (porque no encontraron rosa). Hasta nos enteramos que costó 15 mil pesos y que les pasaron el dinero en un depósito hecho en una tienda de conveniencia.

Y como toda esta telenovela de la vida real –donde hay amor, traición, escenas policiacas, narcos, tecnología, intriga, feos y princesas- se ha desarrollado en Internet, el capítulo más reciente tuvo lugar en la cuenta de Twitter de Kate (@katedelcastillo), donde dice que todavía falta contar su versión, aunque no precisa cuándo lo hará.

Las autoridades han dado a entender que dieron con la pista del Chapo gracias a estos contactos que hizo con ambas celebridades, demostrando que en la red siempre puede haber alguien escuchando.

La tecnología está en la vida de todos (buenos y criminales), y en ella dejamos siempre rastros de lo que somos y de lo que hacemos. En este caso, sirvió para encontrar a un narcotraficante prófugo de la justicia, pero también así se demuestra que, si alguien lo quisiera, puede encontrar a quien quiera por más que se esconda.

Dicho en otras palabras, hay una máxima que todo internauta debe saber y, sobre todo, practicar: lo que dices en Internet, se queda en Internet.

Así de simple.