Llantas_F1

Las carreras no siempre las gana el coche más rápido, algunas veces una buena estrategia puede definir el resultado y parte importante de esa estrategia es el decidir qué neumáticos deben usar en la largada y en qué momento se harán los cambios. Dependiendo del tipo de circuito, sus curvas, asfalto y velocidad máxima es la decisión de qué compuesto es el óptimo a usar en cada carrera.

Cada temporada se busca perfeccionar los neumáticos para que se pueda cumplir con las especificaciones que marca el reglamento de F1, para esto la empresa encargada de suministrar los neumáticos, además de usar complejos programas de simulación virtual, se apoya en los equipos quienes le proporcionan los datos recabados durante toda la temporada. Según explica Pirelli: “Una de las evoluciones clave en todos los neumáticos de este año ha sido la optimización de la presión de la huella y la distribución de la temperatura. Esto presenta una mayor uniformidad en contacto con el asfalto, mejorando el agarre y la manipulación”.

Las llantas usadas en la F1 tienen rines con un diámetro de 13 pulgadas, el ancho de la banda de rodamiento es de 245 milímetros para las delanteras y 325 milímetros para las traseras. Normalmente se llenan con una mezcla especial de aire con nitrógeno, diseñada para minimizar las variaciones de presión en las llantas por el cambio de temperatura.

Cada llanta está diseñada especialmente para un circuito en específico y para montarse en un lado del coche en especial, ya que dependiendo de la forma del trazado y lo abrasivo de su asfalto cada neumático tiene un desgaste diferente por lo que es muy importante el análisis que hace Pirelli previo a cada carrera, así como que los equipos coloquen las llantas en la posición correcta en el monoplaza.

Se dividen en 2 grupos: Para piso seco y para piso mojado.

Neumáticos de piso seco

Conocidos como Slicks, se usan para clima seco, se caracterizan por ser lisos en la banda de rodamiento, es decir sin canales de ningún tipo, proporcionando así un mayor agarre al asfalto. Todos forman parte de la gama P Zero ™ de Pirelli, tienen un diámetro total de 660 milímetros y según sus componentes se dividen en 4 tipos y a simple vista se pueden diferenciar por el color de las letras que tienen en el costado.

– Súperblandos. Es el compuesto más suave de los slicks, se reconocen por el color rojo y generalmente son usados en circuitos urbanos donde se necesita el máximo agarre posible. Se caracterizan por tomar temperatura rápido, por lo que son ideales para calificación, pero por otro lado su degradación es muy rápida lo que hace que su rendimiento óptimo dura pocas vueltas.

– Suaves (Soft). Su color es amarillo y se trata de un compuesto bastante blando pero que ofrece un mayor rendimiento que el súperblando. Junto con el compuesto Medio, son los más utilizados en la temporada. Sin embargo muestra un desgaste significativo por lo que no se usa para tandas demasiado largas.

– Medios. Marcado con el color blanco y como su nombre bien lo dice es el término medio entre todos los tipos de neumáticos. Se adaptan a todos los circuitos, su baja degradación los hace ideales para tandas largas y con gran carga de combustible.

– Duros. Con letras de color naranja encontramos al más resistente de los compuestos, tarda más en calentar pero está diseñado para resistir superficies abrasivas y largas distancias. Por lo que no suele usarse al principio de la carrera.

La diferencia de rendimiento entre todos los compuestos es una media de casi un segundo por vuelta, siendo los superblandos los más rápidos.

Neumáticos para lluvia

De igual forma que los slicks, los podemos reconocer por el color que los identifica. La característica de estos neumáticos es que tienen canales en la banda de rodamiento y su diámetro es 10 mm mayor que los de seco (miden 670 milímetros de diámetro),  son de la gama Cinturato™ de Pirelli y se dividen en 2 tipos: lluvia extrema e intermedios.

– Intermedios. El color que los distingue es el verde. Estos pueden usarse tanto en piso húmedo como seco, sin embargo en seco muestran menor agarre, dando como resultado menor velocidad que los slicks, esto se debe a los canales que presentan, por medio de los cuales en caso de lluvia pueden dispersar aproximadamente 25 litros de agua por segundo yendo a máxima velocidad.

– Extremos. Identificables por el color azul. Los canales que permiten la expulsión del agua son mucho más profundos que los intermedios, se usan para condiciones climatológicas extremas, ya que pueden dispersar hasta 65 litros de agua por segundo a una velocidad de 300 km/h, esto es 6 veces más que las llantas de un coche de calle.

Para la próxima temporada se plantea usar un compuesto nuevo denominado “ultrasoft” y será marcado con el color morado, pero antes de su aprobación deberá pasar la prueba durante los test que se realizarán en Abu Dhabi al día siguiente del  Gran Premio, con el que se dará por concluida la temporada 2015.