Cajas_Negras_F1

Las cajas negras son dispositivos implementados en los aviones, trenes y coches desde hace muchos años. Gracias a su aplicación se pueden tener datos que en caso de un accidente nos permite analizar lo ocurrido momentos previos mediante a la actividad de los diferentes sistemas que intervienen en el funcionamiento del objeto que lo porta. La Fórmula 1 no es ajena al uso de estos instrumentos y desde 1997 se ha hecho obligatorio que los monoplazas tengan una caja negra o ADR (Accident Data Recorder).

Es de suma importancia entender qué pasó y por qué ocurrió un accidente para poder mejorar las medidas de seguridad y eso es posible gracias a los datos recolectados por el ADR o caja negra.

adr_1

En la década de los 60’s los accidentes mortales o las heridas graves provocadas por un accidente eran consideradas como parte del deporte, 1 de cada 8 accidentes tenia consecuencias fatales. Sin embargo gracias a los avances tecnológicos las cosas han cambiado y ahora ya no aceptamos que este tipo de cosas sean parte del automovilismo. Ahora por el contrario cuando algo asi ocurre nos preguntamos qué fue lo que hicimos mal.

El accidente de Senna es una de las grandes incógnitas de la Fórmula 1, existen varias teorías sobre qué provocó el accidente, pero en realidad nadie está 100% seguro de qué fue lo que paso. Este fue uno de los incentivos para que los coches de F1, y casi todas las categorías del automovilismo, porten un sistema de recolección de datos en todo momento registrando todas las aceleraciones y desaceleraciones que se produzcan en el coche, ya sea por el impacto contra otro coche, una salida de pista o el choque contra una barrera.

Todos los monoplazas están equipados con una serie de sensores en puntos clave que reportan la actividad al ADR, así como las mediciones hechas por 2 acelerómetros que cumplen ciertas normas de la FIA, uno que mide cambios de aceleración altos de ± 250G y otro que mide los bajos de ± 10G.

Los acelerómetros, como su nombre lo indica, son dispositivos que miden la aceleración, la cual se entiende como el cambio de la velocidad de un objeto. Esto se mide en metros por segundo al cuadrado (m/s²) o en las fuerzas G (g), siendo esta última la medida usada en el automovilismo.

El ADR registra entonces los cambios de aceleración de los 2 acelerómetros medidos en los 3 ejes espaciales (X, Y, Z), la velocidad de las llantas, la dirección, la aceleración, el marcador de vuelta y la fuerza de derrape. Una vez que se obtienen estos datos se puede determinar cuál fue la causa probable del accidente y como respondieron los sistemas de seguridad del circuito ante el problema, es decir, si las escapatorias, grava y barreras cumplieron su función de desacelerar el coche de manera adecuada.

1879_2lo

Cuando la fuerza del impacto supera los 18 G, el ADR activa una luz que se encuentra en la parte superior del cockpit, muy cerca del botón de Neutral, el cual avisa a los comisarios de la intensidad de accidente, así estos pueden tomar las medidas necesarias al auxiliar al piloto.

Para darnos una idea de las fuerzas G, en nuestra vida diaria son pocos los momentos en los que experimentamos fuerzas superiores a 1G. Al toser producimos aproximadamente 3.5 G y un estornudo son 2G. Sin embargo en una carrera los pilotos de Fórmula 1 experimentan fuerzas de 5G al frenar, 2 cuando aceleran y entre  4 o 6 en las curvas.

Un accidente como el que tuvo Robert Kubica en el GP de Canadá en 2007, registro que el impacto fue de 75G. Por lo general, desaceleraciones de más de 100G tienen consecuencias fatales, aunque se tiene el registro de algunos accidentes en carreras donde los pilotos han sobrevivido accidentes con fuerzas superiores, como le paso a Kenny Bräck, piloto de Indy Car, cuando la rueda de su monoplaza toco la de Tomas Schekter y salió volando a más de 320 km/h. En ese caso según la telemetría del coche de Kenny, el golpe fue de 214 G.

En ciertas ocasiones es posible determinar la causa de la pérdida de control gracias a la ayuda del ADR. Los datos recolectados descargan en una computadora que con softwares diseñados por la FIA pueden calcular las tasas de desaceleración y por medio del Sistema de Análisis de Seguridad y Circuitos de la FIA (SASC o CSAS en inglés) se evalúan las características de seguridad del circuito, al mismo tiempo que se proporcionan los datos necesarios para la reconstrucción virtual del accidente.

Como todos los componentes de un coche de F1, el ADR debe ser liviano, sin embargo el peso y las medidas dependen de la empresa que los diseñe y el modelo que escoja cada escudería. Se colocan debajo del asiento del piloto donde se tenga fácil acceso. Se alimentan por una corriente de 12V que recarga la batería interna, la cual tiene que durar por lo menos 5 minutos en autonomía. Con 2 Mb de memoria en RAM pueden grabar casi 4 minutos que equivalen a 2 vueltas al circuito de forma que se puedan comparar los datos registrados durante accidente con los de la vuelta anterior.

medical_light

Dentro de las especificaciones exigidas por la FIA se tiene que registrar los 10 eventos más serios donde la aceleración haya superado ciertos límites, además de que deben continuar grabando hasta 60 segundos después de que ya no se registra actividad.

En un esfuerzo de la FIA por acercar estas tecnologías a todas las categorías del automovilismo se ha conseguido un acuerdo con algunos proveedores como EM Motorsport, Pi Delphi y MoTec para que tengan ADRs de bajo costo sin que esto demerite los datos que proporcionan sobre el accidente.

Con todos los datos recopilados la FIA quiere crear una base de datos FIA World Accident Database que permita a los desarrolladores de seguridad identificar las áreas donde se debe mejorar. Los datos se recogen de todos los niveles deportivos, desde la Fórmula 1 hasta los Karts, dicha información incluye videos, fotografías, datos del ADR, reportes médicos y técnicos.

Hay quien asegura que nunca podrá eliminarse el riesgo que corren los pilotos en las carreras o que sin él la Fórmula 1 perdería parte de su encanto, sin embargo es claro que de los errores se aprende y solo así se logrará que este deporte sea cada vez más seguro.