Material_protector1

Científicos del Centro Andaluz de Biomedicina y Biotecnología han logrado desarrollar un innovador material nanoestructurado que cumple las especificaciones ópticas, mecánicas y de biocompatibilidad requeridas para la protección de células epiteliales humanas frente a la radiación UV.

El principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de piel son los rayos ultravioleta procedentes de la luz solar, las cuales que producen mutaciones en el ADN. Es el cáncer más frecuente en la población de piel blanca. Este cáncer es uno de los más frecuentes y se calcula que se diagnostican dos millones de casos nuevos al año en el mundo. El melanoma su forma más agresiva tiene 200,000 nuevos casos por año.

La principal novedad que presenta del material radica en el mecanismo mediante el cual los rayos ultravioletas son bloqueados, basado en un fenómeno conocido como interferencia óptica, en el que no se produce la absorción sino la reflexión de esta perjudicial radiación.

Al evitar su absorción, se previene también la formación de especies químicas conocidas como radicales libres que tienen efectos secundarios nocivos tanto para la piel humana como para los materiales que la protegen.

Material_protector2

En el estudio la efectividad en la protección de cultivos de células epiteliales es tan alta como la que se consigue con compuestos absorbentes tradicionales. El desarrollo posterior de estos films puede dar lugar a la creación de una nueva gama de pantallas transparentes protectoras de UV para distintos tipos de aplicaciones.

La clave para lograr el efecto de bloqueo de la luz UV por reflexión se encuentra en la particular estructuración de los materiales que componen los films protectores en la escala nanométrica (un nanómetro es una milmillonésima de metro), lo que convierte este logro en un nuevo ejemplo de aplicación de la nanotecnología.

Sin duda un avance que podría implementar diversas aplicaciones entorno al control y exposición de la radiación UV. En el entorno de la salud, por ejemplo, tanto los rayos UVA como los UVB pueden dañar la piel y causan cáncer de piel. Los rayos UVB son causantes más potentes de al menos ciertos cánceres de piel, pero hasta donde se sabe, ningún rayo UV es seguro.

Las lesiones sospechosas en la piel se puede reconocer por un cambio en el aspecto, como una herida que no sana o una pequeña protuberancia. También puede aparecer una mancha roja, áspera o escamosa con tendencia a crecer. Ante cualquier cambio o anormalidad de la piel, hay que acudir al médico.

Referencia: NCBI