trackerpad00

Una de las cosas que se pierden con más frecuencia son las llaves. Para poderlas encontrar hay algunos métodos. Por ejemplo, hay quien pone junto a las llaves un llavero que responde a un silbido y para precisamente este asunto, parece ser una solución muy buena. Pero hoy en día quizás nos interesa saber dónde dejamos la cartera, la bolsa, incluso la bicicleta. Lo podemos hacer gracias a una idea llamada TrackerPad, que son una serie de dispositivos del tamaño de una moneda y que permite precisar su localización via un GPS. Este dispositivo es probablemente el más chico en su género.

El TrackerPad es aproximadamente del mismo tamaño que una moneda de 10 peniques británica (o del tamaño de una moneda de 25 centavos estadounidenses). Gracias a ello, se puede pegar a casi cualquier cosa, de manera discreta y sin causar inconvenientes. El TrackerPad se recarga inalámbricamente y puede ser usado para llevar la localización de aparatos o dispositivos más costosos, como bicicletas y automóviles, inclusive.

Hay de hecho en el mercado otros dispositivos similares, como el TrackR Bravo y el Tile. Sin embargo, ninguno mide lo que mide el TrackerPad, que es el más pequeño, con unas medidas de 10 x 10 x 3.8 mm. Además, el empaque de TrackerPad es flexible, a diferencia de los otros dispositivos de estas naturaleza de otros fabricantes. Pesa solamente 16 gramos y se pega a los objetos a los que deseamos mantener su localización gracias a un adhesivo en una de sus partes.

El TrackerPad tiene un SIM interconstruido que se comunica con el servidor de TrackerPad y éste a su vez, manda a la app de TrackerPad, la información relevante en el teléfono del usuario. No se tienen datos de las plataformas soportadas todavía, pero evidentemente Android e iOS son los candidatos más factibles, al menos en una primera etapa.

Cuando uno pega un dispositivo TrackerPad en algún objeto, con el teléfono puede escanearse el código único QR que lleva el TrackerPad. Una vez realizado este procedimiento, puede incluso asignársele un alias, un nombre común para identificarlo. Con la app es posible entonces seleccionar el TrackerPad que nos interesa y localizarlo en el mapa. El reporte sobre dónde se encuentran los objetos se hace automáticamente a intervalos de tiempo definidos por el usuario. Igualmente tiene una opción que define un área geográfica (geo-fencing), de manera que el usuario puede recibir una notificación si el TrackerPad de un objeto determinado sale de esta área predeterminada.

El TrackerPad tiene una batería que dura cerca de 7 días dependiendo de qué tan frecuente se desea que se reporte su localización. Los TrackerPads se cargan -como ya dijimos- usando un cargador inalámbrico. Cuando se coloca un Pad para recargarlo, se recibe una notificación que indica que la carga ha empezado. La compañía dice que el dispositivo es contra agua y puede ser usado repetidamente. Si el TrackerPad pierde la propiedad de pegarse adecuadamente, la superficie adhesiva solamente tiene que mojarse para ‘reactivarla’.

TrackerPad está en una campaña de KickStarter y se piden unos 46 dólares (30 libras esterlinas) para hacerse de dos TrackerPads, el cargador inalámbrico y los códigos para descargar la app para el teléfono,. Si se tiene éxito, se espera que para diciembre de este año los que soporten el proyecto reciban sus TrackerPads.

Referencias:

TrackerPad