El futuro de la conducción autónoma va un paso a la vez y esto es demostrado con el siguiente reporte  que demuestra cómo las empresas se encuentran construyendo una sólida pero larga historia para que en un futuro las personas puedan prescindir del volante para convertirse en simples pasajeros de sus vehículos.A través de un informe confidencial que ha publicado AP, se han reportado cuatro accidentes menores con vehículos no tripulados, aunque, según especifican las empresas, los autónomos no han tenido la culpa, sino que han sido víctimas del error humano.

Según se explica en este reporte, desde el pasado mes de septiembre, las siete empresas autorizadas para realizar trayectos con vehículos autónomos en vías publicas se han visto obligadas a reportar cualquier colisión con el Departamento de Vehículos Motorizados del estado, donde las cifras resultan sorprendentes desde cualquier punto de vista.

Comenzamos por explicar que se encuentran un total de 48 automóviles con permiso, los cuales se encuentran distribuidos de la siguiente manera, 23 Lexus SUV son propiedad de Google, Tesla Motors cuenta con 12 vehículos, mientras que Audi, Mercedes Benz y Nissan poseen 3 coches cada uno mientras que Bosch y Delphi tienen 2 vehículos respectivamente.

En cuanto a los accidentes, resulta que se han presentado 4 accidentes desde el pasado mes de septiembre, por su parte Google Inc. dijo que desde el 2009 sus vehículos autónomos habían estado involucrados en 11 accidentes menores, con algún faro roto y sin lesionados, donde también aclaran que de estos 11 accidentes ningún fue provocado por el coche autónomo.

El error humano vs. la inteligencia artificial

Según explica en su artículo, Chris Urmson, Director del programa de conducción autónoma de Google, esta tecnología se enfrenta a un poderoso e impredecible rival llamado ser humano, el cual en la actualidad presta menos atención a la carretera y más a su celular generando accidentes que llegan a niveles críticos.

Es por ello que explica que el error humano es un factor muy importante a tomar en cuenta, donde tanto un ciclista, un peatón u otro conductor pueden cometer algún error grave donde el sistema inteligente debe de analizar y tratar de evitar, todo a una velocidad de centésimas de segundos.

Según explica, el equipo de pilotos comandados por Urmson se han enfrentado con diversas situaciones que van desde el cruce incorrecto de un ciclista, un retorno mal tomado por un coche, desesperados que se le cierran con tal de no perder la luz verde, hasta conductores despistados que se meten en sentido contrario a una vialidad.

Sin duda un tema muy interesante donde, la cultura vial, los elementos mínimos de calidad vial, (semáforos, asfalto, letreros y hasta las líneas de los carriles en buen estado) el correcto mantenimiento de los coches jugaran cada vez un papel mas importante para que esta tecnología que a pesar de los miles de kilómetros recorridos sigue en pañales, pueda desarrollarse de una manera mejor y pueda ser utilizada por todos.

Si lo sabemos, en México, sobre todo en el Distrito Federal, con la falta de todos los puntos anteriores estamos seguros que ni el mejor software pueda reconocer las llantas, o varillas con telitas que ponen para advertir los pequeños cráteres que tenemos por baches, o que logre avanzar sin estarse frenando a cada rato por los vendedores ambulantes o limpiavidrios que hay casi en cada esquina de esta transitada ciudad.

Imagen: http://Shutterstock/RioPatuca

Fuente: AP  Backchannel