Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

uber-protestors

La tensión sigue subiendo. Desde que comenzaron a ofrecer servicios en la Ciudad de México empresas como Uber y la mucho más pequeña Cabify, de inmediato los taxistas establecidos oficialmente -y los no tanto- comenzaron con un proceso de queja constante y hasta agresiones contra los choferes de la “competencia”. Esta es una de esas muchas ocasiones en las que la tecnología se adelanta a cualquier tipo de legislación y es que, aunque no está prohibido o permitido este tipo de servicios, no se tiene el marco legal para poder definirlos.
Hace unos días una agrupación de taxistas local conocida como TOCDMX (Taxistas Organizados de la Ciudad de México) indicaron que recurrirán a las autoridades competentes para “combatir las irregularidades” refiriéndose a la forma en que operan los servicios privados. Y todo esto provocado porque el secretario de Movilidad del DF, Rufino León Tovar, anunció que están viendo la forma de regular estos servicios.
Decidimos contactar a los representantes de ambas empresas para conocer sus comentarios y postura oficial al respecto.

uber_1
“Uber refrenda los compromisos que hicimos al llegar a la Ciudad de México: Seguiremos ofreciendo el servicio seguro y eficiente que esperan nuestros usuarios; continuaremos generando oportunidades de emprendimiento en el mercado formal, y aportaremos a una movilidad inteligente y sustentable. Por eso, Uber está a favor de una regulación que incentive el emprendimiento, que beneficie a los usuarios y brinde un hogar permanente a Uber en la Ciudad de México”. Vaya, no dice mucho y tampoco pueden ponerse muy exigentes.
Por otro lado, Cabify dice más o menos lo mismo:
“Seguimos trabajando con normalidad, ya que no hemos recibido notificación de las instituciones correspondientes, pero en Cabify estamos en espera y buscando activamente la reglamentación en el país. El objetivo es tratar de reducir la flota vehicular actual a través de alternativas seguras y eficientes basadas en la tecnología para que los habitantes tengan una mejor forma de interactuar con su ciudad.”

Hasta aquí las declaraciones oficiales de ambas empresas. ¿Qué sigue? ¿Cuál debe ser la postura del gobierno? ¿Estás a favor o en contra de que existan servicios como estos? Sin duda alguna están orientados –en México- a un nicho específico de la población: usuarios con tarjeta de crédito y Smartphone. Esos clientes son los que utilizan servicios de este tipo. El gran porcentaje de la población que utiliza un taxi de vez en cuando, no será cliente ni de Uber ni de Cabify ni nada que se le parezca.
Las grandes dudas que siempre quedan en el aire son las siguientes. ¿Por qué no en lugar de quejarse, los taxis oficiales mejoran su servicio para igualarse a los otros? ¿Por qué no Uber o Cabify dejan la posición de “estamos en la mejor disposición” y toman un papel más activo con propuestas concretas? ¿Qué pasa con los llamadaos taxis pirata? Sin duda muchas preguntas y pocas respuestas. ¿Se quedan o se van?

Foto 1: REUTERS/Lucy Nicholson
Foto 2: Los Sabores de México

Desde la Red…
Comentarios