campana00
En la Universidad de Oxford, en el laboratorio Clarendon, exste una campana que ha estado sonando sin detenerse, por al menos 175 años. Tiene como fuente de energía una batería que fue instalada en 1840. Los investigadores quisieran saber de qué está hecha la batería en cuestión, pero temen que si la abren, podrían arruinar el experimento de saber cuánto más tiempo puede durar esta campana sonando.

Entre dos campanas hay un pequeño badajo que oscila constante y rápidamente, lo cual implica que este timbre eléctrico ha golpeado el metal de las campanas por unos 10 mil millones de ocasiones, segun la propia Universidad. La pila aparentemente es de las denominadas secas y es una de las primeras baterías eléctricas que fueron fabricadas. Las pilas secas fueron inventadas por Giuseppe Zamboni a principios de los años 1800. Usan discos alternativos de plata, zinc, sulfuro y otros materiales para generar corrientes bajas de electricidad.

“De qué está hecha esta pila no se conoce con exactitud, pero es claro que la cubierta exterior es de sulfuro y esto se sella en las celdas y el electrolito.”, dice AJ Croft, un ex-investigador en el Laboratorio Clarendon, quien escribió en 1984 un artíuclo describiendo la campana en el European Journal of Physics. “Pilas similares a esta fueron construidas por Zamboni, cuyas baterías estaban constituidas por cerca de unos 2000 pares de discos de una delgada capa de aluminio pegada a papel impregnado con sulfato de zinc y cubierta en el otro lado con dióxido de manganeso”.

Las campana no necesariamente empezó como un experimento. Se fabricó por el creador de intrumentos de Londres Watkin y Hill, y escribieron una nota que decía: “Encendida en 1840”. Eventualmente fue comprada por un investigador que continuó dejándola funcionar (la Universidad de Oxford sugiere que hay evidencia de que podría haberse echado a andar la campana alrededor de 1825). El libro de récord Guinness indica que “esta es la batería más durable del mundo”.

Uno podría pensar que seria muy molesto que la campana sonara constantemente por 175 años, pero el voltaje de la batería es tan bajo que el ser humano no puede escuchar el sonido de la misma. A lo más puede ver la oscilación del badajo entre las campanas (ver video). El experimento es realmente una curiosidad, dice Croft, indicando que la batería consume un nanoAmpere cada vez que oscila, lo cual significa que usa una cantidad muy pequeña de corriente.

Croft especula indicando que el badajo probablemente se eche a perder antes de que se acabe la energía electroquímica. Cuando pase esto, finalmente aprenderemos cómo funciona la batería, comentó.

Referencias:

Motherboard