arduboy00

Con todo el internet alrededor, con todas las conexiones WiFi alrededor, con todos los teléfonos y dispositivos portátiles, parece ser que la tarjeta de presentación se niega a morir. La razón de ello podría ser la comodidad que otorga. Es muy fácil llevar estas tarjetas en la cartera y entregarlas a quien nos interese, para así mantener el contacto recién hecho.

Desde luego que hablo desde la perspectiva de un país tercermundista. En el primer mundo es fácil ver que las tarjetas de presentación parecen estar prontas a desaparecer. En cualquier convención o conferencia, hay una buena diversidad de sistemas, RFID, escaneo de código de barras, QR Codes, que nos permiten dar la información a nuestros interlocutores de manera fácil y de forma electrónica. Sin embargo, tal vez incluso en estos países de alta tecnología, lo que necesiten las tarjetas de presentación es un nuevo giro de tuerca que las reviva.

Y esto es precisamente lo que hizo Kevin Bates, de Portland, Oregon, quien diseñó una tarjeta de presentación que incluye un juego de Tetris:

El “Bateske Arduboy”, como le llama él, es un sistema controlado por un Arduino y una pantalla pequeña OLED, con botones capacitivos, una batería y hasta una minúscula bocina, todo en una tarjeta de 1.6 mm de grosor. Por cierto, la batería puede durar unas nueve horas, pero al terminarse su vida útil, hay que quitarla y soldar una nueva en ese lugar. Bates ha decidido lanzar su proyecto en KickStarter donde podría poner el costo de su simpático invento en 30 dólares o un poco menos. Actualmente puede uno hacerse de una tarjeta de estas por unos 50 dólares ya ensamblado el juguete.

Por el momento, la Arduboy puede jugar Tetris, pero Bates está trabajando para que juegue Flappy Bird. El inventor dice que “sería hermoso ver Mario Bros codificado en ensamblador”, pero esto, como dice el autor, “esto pertenece aún al mundo de los sueños”.

Referencias:

Core 77