Lucha de Titanes

Apple, Google y Microsoft sin duda son los titanes de esta industria. Pero si analizamos un poco más allá de lo que brilla en la superficie, nos daremos cuenta que, en esencia, son empresas que desarrollan software. Sí, muchos podrán pensar que Apple también fabrica hardware de excelente calidad, correcto, pero en estricto sentido, lo que hace la gran diferencia es el software, porque sin duda, Sony, HP, Dell y muchos otros fabricantes también ofrecen productos de alta calidad en sus materiales, construcción y componentes. 

Ahora bien, ¿qué importancia tiene esto? Google por su lado está presente en casi todos los equipos del planeta, a través de su buscador y múltiples aplicaciones que son la delicia para chicos y grandes. Desde la simple cuenta en Gmail hasta las soluciones para empresas, el concepto de “todo en la nube” la colocan precisamente un nivel arriba que otras firmas. No importa a quién le compres el hardware, Google siempre encontrará la forma de ofrecerte algún servicio para poder colocar los anuncios de terceros, que es de dónde viene su dinero.

Microsoft, por su lado, lleva años haciendo lo mismo, vendiendo lo mismo y cumpliendo con una función importante dentro del ciclo de vida tecnológico: es quién provee de software a las grandes corporaciones que, principalmente, ven a las computadoras como una herramienta de trabajo y punto. Claro, de un par de años para acá ha querido modificar este concepto para, además, incluir “usabilidad” en su oferta, con la reciente salida del Windows 8. Pero parece que al mercado empresarial y a los usuarios en general no les ha parecido del todo apasionante. Se puede constatar de acuerdo a reportes y comentarios, pero además, en su siguiente versión que está a la vuelta de la esquina, regresarán el conocido botón de “Inicio”, me imagino que como una respuesta comercial, no tanto estética ni mucho menos de usabilidad. “Al cliente lo que pida” reza el refrán y como es un negocio, están seguramente cuidando todos esos detalles para seguir produciendo dinero. De cualquier forma, siento que Microsoft en general se ha convertido en una empresa tradicional en donde el factor “wow” no aplica hace mucho.

Apple, por su lado, ha tenido momentos históricos dentro de esta industria y supo ganar su lugar con base en la innovación. Lanzamientos icónicos como el iPhone o el iPad la han catapultado a lugares insospechados en ventas y la “necesidad de tener un producto Apple”. Los lanzamientos han sido constantes, sin embargo, cada año ofrecen al mercado nuevas versiones de, básicamente, lo mismo. El ritmo de verdaderos nuevos productos ha bajado sin duda y si le sumamos la ausencia de Steve Jobs, la coloca en el centro de las miradas porque la gente quiere más productos nuevos, no más de lo mismo.

Justo hoy (depende a qué hora leas esta columna) se está llevando a cabo una conferencia donde la firma presentará “lo nuevo”. Todos los rumores apuntan a que no habrá nada realmente innovador, excepto, por supuesto, en el software. Apple ha tenido la capacidad de integrar su “eco sistema” de forma genial, de forma que el usuario no tenga que preocuparse demasiado por todos los detalles que otras plataformas ofrecen. Microsoft, por ejemplo, al licenciar su operativo a múltiples fabricantes, otorga al usuario igual número de experiencias. Google con Android, es el ejemplo más representativo del concepto de una “escuela activa”, dónde cada quién hace lo que quiere y vemos teléfonos que se comportan de forma totalmente diferente, pues cada quién busca diferenciarse de la competencia obteniendo la permanente confusión del usuario.

¿Qué presentará Apple? Si las predicciones de los expertos se vuelven realidad, tendremos pronto nuevos equipos con más características, pero ningún producto revolucionario. Habrá, por ejemplo, “iPad mini con pantalla retina”, nuevas Macs con procesadores más potentes y así, pero no otro parte aguas en la industria. Sin embargo, todos podremos aprender algo de sus impecables sistemas operativos y esperamos conocer las funciones del “iOS 7” que buscará ofrecer nuevas experiencias a los usuarios.

Así es que, ¿no hay más innovación en esta industria? ¿estamos sujetos a lo que tres firmas ofrezcan? ¡Para nada! Como decía al inicio de esta nota, son los titanes. Afortunadamente existen miles de otras firmas que constantemente se encuentran arriesgando y ofreciendo al mercado sus propuestas. El ahora eterno peregrinar por “la nube” hace que tengamos maravillas como discos duros virtuales, música ilimitada y los más exóticos servicios nunca antes pensados.

Pero para todo esto siempre hace falta la base: la computadora, la tableta o el teléfono desde donde llegamos a la famosa nube. Veamos con qué nos “maravilla” Apple el día de hoy. O no.

(La foto la tomé de aquí)