La organización de Personas por el Trato Ético de los Animales, mejor conocida como PETA, ha vuelto a hacer de las suyas al lanzar una parodia del nuevo juego para 3DS, Pokémon Black and White 2,  con la intención de protestar por el trato nada ético hacia los monstruos de bolsillo.

Al parecer esta organización no ha entendido que el impacto que tuvo su parodia de Mario Bros y su disfraz de mapache no fue del todo bien recibida por la comunidad de videojugadores y a pesar de eso, repiten la formula declarándose protectores de los Pokémon. El juego y parodia se llama Pokémon Black and Blue, gotta free ‘em all! (en español, Pokémon negro y azul. ¡Hay que liberarlos a todos!“) y en este, tú eres un muy maltratado pokémon que lucha contra los entrenadores e investigadores para alcanzar una especie de igualdad o libertad. Cuando logras vencer a tus rivales, surge una ventana con videos explícitos donde torturan animales reales y si continúas jugando te regalan un fondo de pantalla de su “nuevo juego”.

Ésta fue la declaración que hizo Joel Bartlett, director de innovación en mercadotecnia de PETA.

“Al igual que los animales del mundo real, los Pokémon son tratados como objetos insensibles y son usados con fines de entretenimiento para los humanos así como sujetos de experimentos. La forma en que meten a los Pokémon en las pokeballs es similar a cuando encierran en los circos a los elefantes dentro de los vagones de los trenes y sólo los sacan para realizar trucos confusos y dolorosos, que aprendieron a base de torturas con puntas y ganchos afilados de acero y bastones eléctricos. Si PETA existiera en UNOVA, este sería nuestro lema: “Los Pokémon no son para usarse ni abusar. Existen por sus propias razones” y creemos que este es el mensaje que le deben transmitir a los niños”.

Sin duda, PETA continúa con la estrategia de ver a quién o qué ataca para generar polémica, aunque al final muestra poco profesionalismo, contenido explícito (aunque hay una versión para niños) y un marcado interés en culpar a empresas que no tienen nada que ver con el maltrato de animales.

 

enlace: PETA