Max Payne 3

Tuvieron que pasar 9 años desde su última aparición. Ahora Max vuelve con un increíble arsenal de excelente diseño, narrativa compleja y envolvente y una historia que te deprimirá como ningún otro juego. Directo de las creativas y capaces mentes de Rockstar, llega Max Payne 3, el juego que redefinirá los shooters en tercera persona de aquí a muchos años más. Esta es su reseña.

Gráficos y Audio

Como lo habíamos mencionado antes, las gráficas de Max Payne 3 cuentan con un diseño impecable que envuelve al jugador en la atmósfera decadente de donde quiera que vaya nuestro protagonista. De las lujuriosas selvas de Brasil hasta las nevadas calles de Nueva Jersey, Max Payne 3 entrega un festín visual rico en detalle y elementos que bien merecen ser vistos y experimentados. Los ambientes de esta entrega son un 45% destructibles; esto significa que muchas de las coberturas que Max utilizará para evitar el fuego enemigo son destructibles, forzando al jugador a salir de su escondrijo y abrirse paso a tiros para progresar en el juego.

Todos los detalles del diseño de personajes es impecable. Uno puede ver los poros de la piel de cada uno de los enemigos, y los pliegues de la ropa cuando uno va corriendo entre las balas. Un elemento importante de esto es la interacción que tienen muchos materiales con los impactos de los proyectiles disparados. Por ejemplo, la ropa se mancha y presenta agujeros de bala al igual que la piel de todos los personajes envueltos en la acción.

Es un hecho que Rockstar se tomó deliberadamente todo este tiempo para entregar un producto bien pensado y de calidad que le haga justicia a esta saga.

Por otro lado, el departamento de sonido es lo que todos podríamos esperar de una producción de Rockstar: genial, envolvente y preciso. La música ambiental es perfecta para acompañar las situaciones a las que el jugador se enfrenta, el sonido de las balas, las voces y los ambientes interactúan directamente con la acción en pantalla y la ralentización del tiempo. Además, cada objeto del universo emite un sonido cuando se toca o empuja. Definitivamente, la narrativa de Max confía mucho su peso en la elección de soundtrack para situarte en el juego.

Los diálogos, tanto en español como en portugués, gozan de un realismo y precisión lingüística que muchas producciones cinematográficas envidiarían. Esta vez no se trata del típico angloparlante que contrataron para fingir un dialogo en un idioma extranjero, en la producción se encargaron de conseguir brasileños y panameños reales para proveer del dialogo apropiado a todos los personajes. Además, descubrimos que Max habla alemán.

Bullet time

Uno de los elementos más importantes de Max Payne siempre ha sido el conocido Bullet-Time, la ralentización de tiempo controlada por el jugador para evadir balas y otros peligros inminentes. Desde hacía 11 años, la habilidad de nuestro personaje de controlar el tiempo lo ha salvado en más de una ocasión, y esta vez no es la excepción. La barra de control de Bullet time se llena cada que el jugador asesina a un personaje. No obstante, esta entra en escena en determinados momentos donde tiene que variar sus estrategias para continuar el juego. En una ocasión, Max está colgado de una cadena industrial al momento que ejecuta desde el aire a todos sus enemigos.

En ocasiones, Max se encontrará a punto de morir, para evitar esto, el tiempo se ralentiza dramáticamente para dar al jugador el tiempo de voltearse hacia su probable ejecutor y matarlo antes que Max muera. Si el jugador tiene éxito, nuestro protagonista se habrá tirado al suelo e ingerido un poco de sus analgésicos maravillosos que curan desde heridas de bala hasta quemaduras de tercer grado.

El realismo de los videojuegos actuales hace que nuestro personaje se tire en cámara lenta hacia sus enemigos. Al volar, Max resulta una eficiente máquina de matar; sin embargo, una vez en el suelo, se convierte en un objetivo fácil. Por suerte, existe la posibilidad de disparar hacia todos los ángulos desde el piso hasta que haya oportunidad de ponerse de pie.

Mecánica del juego

Rockstar ha puesto mucho empeño en el control de física e iluminación de este título. Max puede cargar dos armas a la vez y el efecto de su peso cambia la mecánica de la acción. Cuando nuestro personaje tiene un arma portátil en la mano y un rifle de asalto en la otra, este tiende a balancearse debido al peso de las armas que se encuentra cargando. Esto puede parecer un detalle insignificante, pero definitivamente es un elemento que le otorga un balance realista cuando uno se está cubriendo detrás de algo.

Hablando de cubiertas, Max ahora tiene una mecánica para esconderse del fuego enemigo de manera realista. Ahora nuestro personaje puede disparar ciegamente para disuadir a los enemigos y forzarlos a retroceder, asomarse y disparar desde su cobertura. En ocasiones especiales, como los tiroteos en las favelas, lo mejor es tomarse su tiempo y caminar sigilosamente con la mira bien puesta en el frente mientras se camina de una cobertura a otra. ¡Realmente algo que te hace sentir dentro del juego!

Además, Max Payne 3 no sigue las tendencias actuales de los videojuegos donde uno sólo tiene que sentarse a esperar que sus heridas sanen. Los botes de analgésicos (ahora más eficientes que nunca) han regresado para curar las heridas de Max.

Una habilidad un tanto extraña de nuestro personaje es la de disparar cohetes, granadas y cocteles molotov en el aire. Este detalle me pareció extremadamente irreal debido al sistema de asistencia de tiro que te ayuda a poner las miras sobre un enemigo determinado con el simple apretar del botón de mira. Afortunadamente, el detalle es opcional y puede ser desactivado.

Por otro lado, si uno encuentra extremadamente satisfactorio derrumbar a todos los enemigos que se te ponen enfrente, después de un rato se pregunta, ¿de dónde salen tantos sujetos?, pues el jugador enfrenta a oleadas de cientos y cientos enemigos que no paran de salir de sus escondites, volviendo la acción repetitiva y un tanto irritante.

Historia

La pobre y deprimente vida de Max, escrita por Sam Lake, llegó a un punto donde no podría empeorar. Ahora nuestro protagonista es un un borracho vicioso que no encuentra ninguna dicha en absolutamente nada de lo que hace o lo rodea. Su cinismo se ve acompañado de un montón de metáforas que ya no suenan forzadas o demasiado pretenciosas para ser ciertas. Durante su aventura, Max hará comentarios de excesivo humor negro sobre lo que lo rodea en ese momento. En ocasiones, el jugador se sentirá identificado por la opinión que Max externa sobre la gente rica que tanto odia pero debe proteger y su anterior vida en las tristemente célebres calles de Nueva Jersey.

La narrativa no-lineal de esta aventura te lanza de la vida actual de Max como agente de seguridad privada en Brasil a los esporádicos flashbacks que echan un poco de luz a los hechos que sacaron a nuestro personaje de su entorno natural en Hoboken, Nueva Jersey. En todo momento, una combinación de comentarios sarcásticos de Max (cortesía de James McCaffrey) y los diálogos de los personajes crean una experiencia rica que merece ser vista un par de veces después de terminar el juego.

En lugar de exponer el argumento con una especie de audio cómic, esta vez Max Payne incorpora un estilo cinematográfico rico en métodos de edición que agilizan la historia. Si existe un problema relacionado con esto, es que el abuso de  algunos efectos visuales durante las escenas se vuelven irritantes. Fuera de eso, todo parece estar bien.

Max Payne 3 ofrece una visión convincente y cruda de la vida de opulencia y corrupción de algunas familias ricas de Brasil, en contraparte con la violencia y miseria del sector criminal de las favelas.

El argumento ofrece una visión que sumerge al jugador en la mente de un miserable hombre que lucha por sacar lo mejor de sí en las peores situaciones.La figura trágica de Max lo convierte en un hombre amargado que recurre al alcohol y al cinismo para lidiar con un mundo podrido que choca con sus anticuados ideales. Se trata de la historia de un caballero solitario que lucha por sobrevivir a un mundo de traiciones, siempre luchando por lo que él considera correcto. La trama sirve como contexto que justifica todos los tiroteos de manera coherente y eficaz, pero que, al final, se resuelve de una forma demasiado simple para ser creíble.

Presentación

Max Payne 3 cuenta con una presentación impecable que resulta variada y ágil. Los menús principales siempre están adornados con una imagen actual de la misión que se está jugando. Las escenas de carga parecen estar ausentes debido al inteligente uso de escenas prerrenderizadas que desarrollan el argumento y ponen al jugador al día de lo que está sucediendo. Además, una vez que uno comienza el juego de nuevo, los lapsos de espera se ven acompañados por imágenes fijas de la acción que llevan al momento que uno está por jugar. Deben escuchar la música tipo elevador que suena cuando el jugador pone pausa, es genial.

Multijugador

Max Payne 3 ahora incorpora un modo mutijugador que aprovecha el Rockstar Social Club para organizar clanes o bandas que uno podrá controlar durante las partidas. Una de ellas es Payne Killer, donde dos jugadores (uno controlando a Max y el otro controlando a su compañero en armas, Passos) deberán enfrentarse al resto armados con cientos de cartuchos y un gran montón de analgésicos. Definitivamente un modo que vale la pena jugar debido a la estrategia que se requiere para emboscar al enemigo o sobrevivir a sus ataques.

La otra modalidad consiste en un Deathmatch estándar, que enfrenta a varios grupos por la dominación de la partida. La innovación de Max Payne 3 consiste en que los duelos en Bullet time en estas partidas se limitarán a los jugadores que se están enfrentando directamente entre sí. Esto se diseñó para evitar el lag causado por el famoso Bullet time entre el resto de los contendientes. Finalmente, Gang Wars ofrece una serie de escenarios con objetivos que los integrantes de dos bandas rivales tendrán que dominar. Una variación del Team Deathmatch que todos conocemos, con un detalle de Max agregado en él.

Conclusión

Max Payne sufre de los desperfectos típicos a los que cualquier programa es susceptible. Sin embargo, estos son enteramente olvidables y no arruinarán la experiencia en lo absoluto. La porción multijugador parece ser suficiente para mantenerse entretenido un par de semanas, pero lo que realmente importa a los fans es el desarrollo de un capítulo más de la vida de nuestro policía favorito. El diseño de niveles y ambientación te integra poderosamente a la narrativa y el estilo de Max ha envejecido de manera inteligente. Si te encuentras dubitativo sobre comprar o rentar el juego, yo digo: Cómpralo, valdrá la pena. Para ponerlo simple, Max Payne 3 es una versión en esteroides de todo lo que hizo memorable la saga desde su salida en 2001. Si alguien notó la falta de los famosos programas de TV con trama independiente pero co-relacionada con el argumento del juego que caracterizaron los dos capítulos anteriores, esto se debe a que ni Sam Lake, creador de la serie, como Remedy, tuvieron nada que ver con la producción de este capítulo.

Max Payne se encuentra disponible en México desde el 18 de mayo para Xbox 360, PC y Playstation 3.

Referencias: Max Payne 3, Videojuegos Cómic Web de Max Payne 3