Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

A todos nos pasa: te subes al coche, te acomodas en el asiento, te pones el cinturón de seguridad (espero que usar el cinturón siempre sea parte de tu rutina) y extiendes la mano para encender la radio. Dependiendo de tus preferencias y aditamentos geek, será la fuente de donde provenga la música o cualquier contenido auditivo que tú prefieras.

El problema está cuando vas conduciendo y necesitas hacer algún ajuste o cualquier tipo de operación con tus gadgets. Ya sea cambiar la estación, la canción, leer un mensaje en el celular o contestarlo, así como hacer una llamada, todas son pequeñas distracciones que ponen en riesgo tu seguridad y la de los demás.

Lo más recomendable sería siempre orillarte en un espacio en que no estorbes a nadie y atender a aquello que necesites hacer, pero también sabemos que uno no puede hacer eso cada que quiera cambiar de canción o algo similar. Afortunadamente hay remedios para este tipo de cosas.

Lo malo: varias de las soluciones implican un gasto. Lo bueno: podrás realizar todo aquello que necesites mientras estés en el auto sin perder la mirada del camino. Seamos sinceros, en realidad uno debería ir con las manos pegadas al volante sin siquiera pensar en quitar la atención del manejo, pero esto muy pocas personas lo hacen.

La música: la mayoría de los carros más “económicos” vienen con un estéreo sin aditamentos extra instalados. Por “aditamentos extra” me refiero a un control al volante, por ejemplo, o sistema bluetooth. Esas dos herramientas solucionan dos tareas: cambiar la canción/estación o ajustar el volumen y contestar llamadas sin tener que usar las manos para sostener el teléfono.

Afortunadamente hay varios modelos de estéreo con un costo inicial de alrededor de $1000 que traen incluido un pequeño mando remoto que se sujeta en el volante, lo que le permite trabajar tal como lo hacen los controles que vienen instalados de fábrica. Usualmente esos estéreos también tienen la opción de bluetooth.

Las llamadas: hablar por celular mientras manejas no sólo no es recomendable, sino que implica una infracción de tránsito. Para evitar esto, basta con que compres un auricular bluetooth.

La mayoría de los teléfonos actuales de prácticamente cualquier precio tienen ya esa tecnología inalámbrica incluida, y sino, también hay manos libres alámbricos que funcionan exactamente igual y suelen venir junto con el celular en la caja.

Si optas por la opción inalámbrica, toma en cuenta que varios móviles tienen herramientas de voz muy útiles con las que basta oprimir el botón del auricular para decir un comando y que el teléfono te lea tus mensajes nuevos, marque a un contacto o alguna otra tarea. Actualmente uno puede encontrar este tipo de manos libres por precios desde $200. No olvides que el audífono no tiene que ser forzosamente de la marca de tu celular para funcionar.

Pantallas: los estéreos con display que funcionan para ver videos o películas, así como otras pantallas que se instalan en la parte delantera del auto, no están permitidas por el reglamento de tránsito. La realidad es que nadie necesita (hablando de fines prácticos y no banales) tener ese tipo de accesorios en el coche, así que te invito a pensar dos veces si es que piensas adquirir algo similar.

GPS: en el caso de los GPS, que también son pantallas instaladas en la parte frontal del habitáculo, el reglamento de tránsito dice que sí pueden ser usadas, pero para realizar ajustes en ellas, el coche tiene que estar detenido.

El localizador global es algo que a muchos nos sirve y hasta ha evitado que nos perdamos irremediablemente, pero no debes de dejar de lado el hecho de que nunca podrás depender totalmente de las instrucciones que te dé el aparato, ya que éstas llegan a ser erróneas o están basadas en información sin actualizar (como el sentido en que corre una calle).

Cables: en prácticamente cualquier gadget que decidas utilizar en el auto, el uso de los cables a veces es inevitable; ya sea que necesitas conectar alguno a la corriente para cargarlo o, en el caso de los reproductores musicales, usar un cable para enchufarlo a la entrada auxiliar del estéreo, debes tener cuidado con que no estorben en la manipulación de la palanca de velocidades, pedales o volante.

Trata de tener medido el largo que necesitas usar de los cables y el sobrante enróllalo y sujétalo con una liga o un cincho, de manera que al emplearlos no tengas que verte en un momento de desesperación porque se haya enredado algún extremo con la palanca, por ejemplo, y te ocasiones un accidente.

Sí, sabemos que a nadie le agrada tener que gastar su dinero en cosas que no quisiera comprar, pero es peor pensar que nuestra seguridad y la de los demás no lo valen. Espero te pongas a reflexionar en esto y si alguna de las sugerencias te sirven a ti o a alguien que conozcas, que las uses o las transmitas. Todos salimos beneficiados con ello.

Desde la Red…
Comentarios