Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En toda familia siempre está “el que sabe” de un tema en particular. Por experiencia acumulada o por estudios, encontramos al que le sabe a los coches, a la medicina, a los trámites y… ¡claro!, a la tecnología. En mi caso, con una familia numerosa, digamos que fui el primero en interesarse en esos temas… pero no cabe duda que aplica el dicho aquel de que “los patos le tiran a las escopetas”.

Uno de mis hermanos, abogado de profesión e inquieto en los asuntos tecnológicos por naturaleza, me comentó hace unas semanas sobre un sitio “se ve bueno, es para hacer el árbol genealógico de la familia”. Y yo, bueno, como comúnmente se dice “le di el avión” y le comenté algo así como “ah, claro, luego lo vemos”. De inmediato recordé las decenas de veces que descargué software para llevar a cabo esta labor de mantener un archivo con la información de los parientes (después de todo eso es un árbol genealógico) pero todas esas veces que descargué y hasta compré software siempre faltó un ingrediente: Internet.

¿Por qué? Hay que recordar que no siempre hemos tenido Internet ni la capacidad de estar comunicados como ahora. Entonces, los programas que existían para llevar a cabo esta labor eran (son) muy buenos, pero la información tiene que concentrarse en una sola persona, digamos, el “curador” del árbol. Y es ahí donde en muchas ocasiones, el proyecto queda trunco pues o no se tiene la información o simplemente pierde el interés.

Con el componente de Internet, la nube, comunicaciones instantáneas y correo electrónico, el sitio que me recomendó mi hermano me ha sorprendido. En parte, obvio, por la tecnología y lo bien programado que está pero por otro lado, en la función que lleva a cabo como “red social” privada, de una familia (grande o pequeña) y que en muchos casos ofrece información que no conocíamos.

El trabajo que se lleva a cabo en MyHeritage.Com se conoce como “Crowdsourcing” o lo que es lo mismo, “que ellos lo hagan”. Así, mi hermano lanzó los primeros correos invitando a algunos miembros de la familia a contribuir con la información básica sobre sus familias… el resultado hasta la fecha: 68 miembros activos (cuentas) y más de 305 personas registradas. Ya sabe, al sumar las familias políticas los números crecen rápidamente…

El sitio ofrece una forma muy sencilla de navegar y obtener la información de toda la familia gracias a la programación. En todo momento sabe cuántos años tiene cada quién, cuándo es su cumpleaños y cuánto falta. Así, la tía esa que rara vez ve, puede saber exactamente cuántos años va a cumplir y cuánto falta para comprarle su regalo… el sistema avisa, por supuesto, cada vez que ingresa pero además está programado para enviar correos con los datos relevantes que se presentarán en el futuro cercano.

Cada miembro puede subir una foto de las personas que integran el árbol genealógico familiar y, claro, el diseño del sitio es bastante atractivo y utiliza muchos gráficos. Está seguramente pensado para ser usado por jóvenes pero también por los abuelitos que se integran todos los días a la tecnología.

Dentro de otras opciones existe la de imprimir o generar un libro o “poster” con la información del árbol genealógico en cuestión. Esto puede ser un excelente regalo en cualquier momento, pero seguro más certero en estas temporadas de fin de año donde igual no tiene que buscar entre decenas de objetos inútiles en los centros comerciales y ¡por fin! regalar algo memorable.

¿Cuánto cuesta? Como casi todo en la red, la membresía básica es sin costo y ofrece capacidad de hasta 250 personas registradas con 250MB de espacio en disco duro. Luego vienen las versiones “Premium” y “Premium Plus” que aumentan las capacidades y arrancan en los 6 dólares al mes. La verdad es que el costo es bastante accesible considerando lo que se obtiene a cambio.

No es ni será el siguiente Facebook. No reemplazará a otros medios de comunicación ni dará un giro de 180 grados en su vida. Pero sitios y servicios como MyHeritage (seguro hay otros parecidos) le servirán para varios propósitos en las grandes reuniones familiares: a) antes de llegar podrá “estudiar” a la parentela más lejana y sorprenderlos al saludarlos por su nombre y, b) ya en la fiesta, podrá invitar a los que no conoce para enriquecer la base de datos.

Gracias a la iniciativa de mi hermano ahora tenemos un árbol genealógico en línea y en la nube. ¿No quiere el suyo?

Desde la Red…
Comentarios