algo1

Me encuentro a bordo de un Boeing 777 rumbo a Tokio, donde atenderé una exposición llamada CEATEC (algo parecido al CES norteamericano) y mientras pasan y pasan las horas, en una de las revistas a bordo me encuentro un pequeño artículo que habla de la “Televisión del Futuro”. Lo miro rápidamente y veo que no se trata de elucubraciones de lo que vendrá, sino de opciones que hoy podemos tener en casa. Veamos.

La nota divide en 5 las posibilidades de complementar la televisión, ojo, no menciona nada de la tecnología en sí para construir el aparato ni nada que tenga que ver con el controversial “3D”. Más bien se centra en asuntos que hoy es posible usar (no todos en México) pero que seguro en el corto plazo estarán disponibles.

1. Control de movimiento.- desde hace rato que tenemos el “Motion Plus” de Nintendo para “mover” un control remoto y con esto lograr interacción con “la tele”. Ahora está el Sony PlayStation “Move” que es, en esencia lo mismo. Pero llega el nuevo competidor, Microsoft con Kinect, que permite que la persona sea el control remoto. Hay que imaginar todas estas opciones no para jugar, sino para interactuar con la tele, hacer video conferencias y quién sabe cuantas cosas más.

2. Descarga de aplicaciones.- así como hoy en día los teléfonos inteligentes tienen acceso a las “tiendas de programas” de los fabricantes (AppWorld de BlackBerry, App Store de Apple, etc.) algunas –si no todas- las televisiones dentro de poco incluirán acceso a algún tipo de tienda de donde se podrán bajar todo tipo de aplicaciones. Se me ocurre una, por mencionar un ejemplo, de “Superama” donde se puedan simplemente pedir las compras a domicilio, sin tener que hablar por teléfono.

3. Acceso a Internet.- este concepto se refiere a que se podrá buscar video y “contenido” en Internet y verlo directamente en la pantalla. Ya lo están haciendo “GoogleTV” y otros, que eventualmente vendrán a complementar la oferta de canales. Claro, en principio no veremos “canales” de los sitios de Internet ya que el concepto es complementar, no intercambiar. Así, si estoy viendo un programa donde sale el actor X, con un simple botón podré buscar en la red todo el contenido donde aparece el mismo actor y, en teoría, verlo de inmediato en la misma tele.

4. “Stream” multimedia.- los contenidos de video y audio almacenados en las diferentes computadoras de la red casera podrán ser vistos en la pantalla grande. De hecho, eso ya se puede hacer con unos pequeños aparatos de Western Digital y otros fabricantes, pero, la idea es que esta función ya venga integrada en la propia televisión, ¿no? Se trata de eficientar, no de repetir funciones sin ton ni son en diferentes aparatos.

5. Video conferencia.- tomando “prestado” el concepto de una pequeña cámara Web que ahora tienen todas las computadoras portátiles, las televisiones seguramente incorporarán algún tipo de cámara para hacer video conferencia “sin esfuerzos”. Con oprimir un botón o seleccionar de la pantalla la función, se podrá ver a la familia del otro lado de la colonia, o del mundo. La distancia hace mucho que no tiene importancia.

¿Esto es real? ¿Cuándo lo tendremos? Buenas preguntas. Creo que todavía pasarán algunos buenos años para que algo de esto pueda concretarse como estándar. Uno de los principales problemas no es tecnológico, es comercial. Digamos que usted tenía una tele marca “A”, a donde descargó varios programas y desde donde hacía video conferencia con familiares (que también compraron la misma marca). Pero ahora decide que es momento de cambiar y se compra una “B”, lo más probable es que nada sea compatible y tenga que comprar programas y accesorios de nuevo.

Veo complicado, si no imposible, que exista un solo estándar para este tipo de situaciones en un mercado altamente competido como el de las televisiones. Basta darse una vuelta por cualquier almacén para comprobar que la oferta supera a la demanda. Pero como soñar no cuesta nada y todo es posible, si los principales fabricantes de televisiones y algunas tecnologías que la acompañarán se ponen de acuerdo, todo llegará más rápido a nuestra casa, pues compraremos con la confianza de que siempre será “compatible”.

Así las cosas, por lo pronto espero ya llegar dentro de algunas horas al país donde se inventan muchos de los aparatos tecnológicos que gozamos hoy en día. Ya estaré platicando que me encuentro por allá… digo, a eso voy.