Untitled-1

“Javier, apúrale porque tu siguiente cita es en el centro de la ciudad y hay tráfico”… Esto me lo podría estar diciendo mi asistente, algún colega, es más, alguien en casa, pero, ¿un aparato? ¿De dónde va a sacar toda esa información? ¿Será posible? ¡Puede ser dentro de poco tiempo!

La semana pasada cubrí el evento llamado Intel Developer Forum en la ciudad de San Francisco, donde el fabricante de microcircuitos o “chips” como comúnmente se les dice, mostró algunos avances en su línea de productos. No hay nada más abstracto que un microprocesador. Sólo de imaginar que los de “nueva generación” tendrán un poco más de mil millones de transistores es increíblemente asombroso. Vaya, mil millones de lo que sea es mucho y hablando de pequeños “interruptores” en un objeto cuadrado de unos cinco centímetros es demasiado para poder entenderlo. Sin embargo, la magia de todo esto es que los avances se traducen en productos que usamos todos los días y que pensamos que nunca llegarían a nuestras vidas.

La combinación entre hardware, software y ahora telecomunicaciones están haciendo parte de las maravillas. Del lado del hardware, más poder de procesamiento significa que es posible mostrar en pantalla millones de colores en complejas gráficas y que el aparato responda ágilmente. También que podamos estar haciendo varias cosas a la vez y el “chip” ni se inmute. Hace apenas unos pocos años, las computadoras no eran “multitareas”, es decir, o escribías un documento o imprimías o usabas cualquier otro programa, pero nunca más de uno a la vez.

Hoy eso ya no impresiona y lo mismo podemos estar haciendo varias actividades a la vez en la PC y no recordamos que por ahí está el procesador “como loco” atendiendo todas las peticiones de los diferentes programas. Así, conforme van pasando los años, los “chips” se van sofisticando y ofreciendo más y más poder.

El evento de Intel es básicamente para desarrolladores, es decir, los programadores que escriben software y junto con el hardware hacen que las cosas “pasen” y funcionen. Dentro de las conferencias, la última magistral abordó un tema que si bien no es nuevo, parece que tomará más bríos por los desarrollos que se vienen. Se trata del concepto en inglés de “context-aware computing” que en una traducción no literal sería algo así como que el dispositivo “se da cuenta” de en dónde está y qué está pasando a su alrededor.

Justin Rattner, el director técnico de Intel encargado de dar la charla, mencionó que este concepto de “computación sensible al contexto” (qué barbaridad de traducción, mía por cierto) divide las situaciones en dos aspectos: físicas y lógicas. Dentro de las primeras, puede saber si el usuario está frente a la PC, caminando, corriendo, en transporte público, en su coche, escuchando música, platicando (chateando), si está la luz encendida, si es de día o de noche y su ubicación por medio de los satélites (GPS) o redes WiFi o red celular. En cuanto a la sensibilidad “lógica”, esta nueva tecnología sabrá todo el tiempo qué estamos haciendo en la PC o el dispositivo de mano, conocerá a detalle nuestra agenda de citas a través del calendario, sabrá si estamos navegando en la red y, por supuesto, conocerá a detalle nuestra actividad en redes sociales de todo tipo.

La combinación de estos factores hará que los equipos y máquinas a nuestro alrededor puedan “saber que estamos haciendo y qué sigue”. En la demo que ofrecieron, aparecen en un teléfono una serie de “avatares” correspondientes a la lista de amigos de un usuario y en cada uno de ellos menciona lo que hacen “hablando por teléfono”, “caminando”, “en el coche” y claro, no hay cámaras de video que tengan la imagen en tiempo real en todo momento (todavía) así es que ilustran la actividad por medio de los “avatares” o “monitos”.

¡Tengo miedo! ¿Tanta información sobre nosotros, es buena o mala? Entiendo que siempre quedará la decisión final en manos del usuario, es decir, qué tanto mis equipos saben que tengo una cita en media hora en el centro de la ciudad y que, por lógica, ellos ya revisaron el tráfico y me dijeron que me vaya… suena a ciencia ficción pero también suena a que “un mundo nos vigila” y con el concepto de “tecnología sensible a dónde te encuentras” sólo puedo decir que, por lo pronto, me impresiona pero también me pone a pensar en dónde terminaremos… mientras todo esto pasa, qué bueno que firmas como Intel y sus competidores siguen desarrollando tecnología, ya que sin los famosos “microprocesadores” nada de esto podría existir. Así de sencillo.