Untitled-1

Aunque me he atrevido a afirmar que en el futuro no usaremos “tanto” correo electrónico, hoy es un hecho que forma parte de la “canasta de servicios básicos” de Internet. Cuando damos nuestra “dirección” de mail no sólo estamos ofreciendo un conjunto de letras y la famosa “arroba”, sino estamos haciendo toda una declaración de nuestra personalidad, que se divide en lo que hay antes y después del símbolo.

Antes de la arroba: encontramos de todo. El típico “juanlopezmendoza” quiere pregonar su nombre por todo el mundo, sin importar que pueda haber errores al escribir tanta letra y lo aquejan algunos problemas de personalidad: tiene un gran miedo a ser confundido con otra persona. Los divertidos “lamtz230682” nos están diciendo “mi cumpleaños es el 23 de junio, tengo 28 años, no se te ocurra olvidarlo” y de alguna forma esperan que mostrando su edad, uno supondrá que los textos enviados estarán acordes con ese dato y, claro, estarán esperando su regalo. Por otro lado, “pepe087” afirma que llegó tarde a la repartición, pero que no importa, aunque sea el lugar 87 pero le tocó su preciado nombre de pila en el mail… y no tuvo el cerebro para usar o seleccionar otro.

Ahora bien, los que de plano si proyectan un mundo de ternura a su alrededor son los que usan palabras tipo “osito_0382” o cosas como “flordecampo_1” y demás cursilerías que, sin duda, el día que abrieron su correo estaban con sus amigas o amigos y les comentaron “Ay, ya, ponle eso, yaaa, qué tieneee”. En fin. Otras direcciones “antes de la arroba” incluyen complicadas combinaciones de letras y números que seguro son un fiel reflejo de la retorcida mente del dueño, “cEn1tA3n6w” y cosas similares… imposibles de escribir, recordar y entender. Pero cada quien hace lo que quiere con su dirección de mail, o se aclimata, porque en muchos casos, es ofrecida por la empresa donde laboran y ahí el estándar es más o menos “nombre de pila” algo en medio y “apellido paterno”. Así puede resultar javier.matuk, javier_matuk o cosas similares. Estos pocos ejemplos que se me ocurren son para el “antes de la arroba” porque, aunque usted no lo crea, falta la segunda parte.

Después de la arroba: el proveedor de correo o tipo de dominio vaya que dicen mucho. @yahoo.com, indica que el dueño de la cuenta puede ser proto-usuario de Internet y que tiene su dirección desde los albores de la industria (1997). En su momento Yahoo era el centro de la red y cuando ofrecieron correo, millones de usuarios registraron sus cuentas para maravillarse del concepto de “web mail”. Algo similar sucede con Hotmail, que en un principio nadie le hizo caso, de hecho, se llamaba “HoTMaiL” para hacer notar que funcionaba con el estándar HTML pero de repente lo vendieron a Microsoft, nació MSN Hotmail y todo cambió en diciembre de 1997. Así es que si el usuario sigue con su dirección de hotmail, está mandando un mensaje entre bytes “llevo años usando esto del e-mail”. Otros correos incluyen proveedores viejísimos del servicio, pero no tan grandes como los mencionados de entre los que destacan “@mail.com”, “@fastmail.com”, etc.

En algún momento de la historia se llegó a pensar que sería un gran negocio ofrecer correo “personalizado” y se dedicaron a registrar muchos apellidos comunes para que tu correo fuera del tipo “[email protected]” pero fue un rotundo fracaso por muchos motivos. Lo que tuvo algo de eco y de repente me encuentro una que otra, son las direcciones con la profesión del dueño “[email protected]” pero es una en mil. Las opciones más recientes son @gmail.com y aquí hay como que de dos “sopas”. El usuario que no tenñía idea de dónde sacar su cuenta y un amigo le recomendó y los que pregonan “ahora sí estoy completo, ya me liberé de (Hotmail o Yahoo) y ya estoy en gmail”.

Mención aparte para los que pagan puntualmente cada año a Apple para tener su cuenta @mac.com que cambiaron hace poco a “@me.com” y es algo muy parecido a pegarle la estampita de la manzana al coche, quieren demostrar que son clientes de esa marca o algo parecido. Otros incluyen el nombre del proveedor de Internet, @prodigy.net.mx, @att.net.mx. Aunque la gran mayoría de los que había han desaparecido, algunos servicios de conexión a Internet o correo Web hicieron historia como, precisamente, @correoweb.com, @tutopia.com y muchos otros más.

¿Es trascendental nuestra dirección de correo? Depende del uso, edad y profesión del usuario. El asunto con las direcciones es que mientras más se usan, menos se podrá cambiar en el futuro. Así, si hoy tiene una “delicada” o poco agraciada combinación y piensa hacer negocios o mantener algún tipo de presencia en la red en el futuro, igual puede ser momento de comenzar a cambiar ese [email protected] o [email protected] por algo que tenga más sentido. Es como el nombre de pila de cada quien… hay algunos bien raros, pero la gran mayoría se pueden usar sin problemas durante toda una vida.