Untitled-1

En los años que vienen, las computadoras como las conocemos van a dejar de existir. Sin duda, siempre serán un gran invento y la forma en que millones de personas en todo el mundo nos acercamos más a la tecnología “informática”. Gracias a ellas tuvimos los primeros contactos con Internet y una gran cantidad de experiencias, pero creo que el concepto quedará para la posteridad.

¿Me estoy volviendo loco? Puede ser, pero he visto el futuro y se llama “teléfono inteligente”. Sí, es posible que todavía me esté adelantando al tiempo, pero la verdad es que no entiendo otro uso de una PC si no es para navegar por Internet, acceder a programas en “la nube” y escribir textos como este (claro, hojas de cálculo y demás también) pero, ¿será necesaria toda una computadora?

Lo dudo. Los celulares de última generación ya ofrecen una gran cantidad de funciones y velocidades de conexión a Internet muchas veces más potentes que lo que se puede contratar en el hogar. Con tanto poder de cómputo y comunicaciones en tan pequeño dispositivo, ¿quién usará una PC?

Claro que siempre estarán los bohemios tecnológicos que harán reuniones recordando aquellos CPUs tan fantásticos y, por supuesto, siempre existirán los que necesiten a fuerzas una máquina poderosa, porque estarán en la creación de contenidos y eso, pero el grueso de la población le bastará con un celular “del futuro” –que todavía no existe- pero que tiene todo para poder ser real. ¿Qué necesitamos?

1. Gran velocidad de conexión a Internet. 4G, 5G, lo que venga. Estuve experimentando en USA con un HTC EVO 4G (que en realidad usa WiMax) y la verdad me quedé impresionado con unos 4Mb continuos al aparato… eso no lo hay en muchas casas y negocios en México. No dudo que tengamos 20 o más Mb de forma estándar en los años que vienen y sí, espero que también en México.

2. Una forma de conexión a una pantalla y teclados de tamaño completo. Seguramente a través de un dock o accesorio similar, pero llegando a la casa o a la oficina, trabajaremos cómodamente tal y como si fuera la PC de hoy, con la diferencia de que todo lo traemos cargando y lo tenemos disponible en cualquier lugar a dónde vayamos.

3. En el coche, otra forma de conexión con el vehículo para dotarlo de música, entretenimiento y el servicio de mapas y GPS, pero todo a través del celular.

4. Acceso a software en el dispositivo y en la nube, con seguridad y acompañado de buen desempeño. Será indispensable que podamos confiar siempre en la conectividad y en que los datos estén seguros. Así, documentos, hojas de cálculo, fotos y demás, estarán siempre en la nube listos para ser accedidos.

5. Convenios de “roaming”, sin importar en donde se encuentre el usuario, tendrá servicio. Claro que pagará un poco más, pero no cantidades exorbitantes como ahora con algunas operadoras.

Todo esto es demasiado para ser verdad… ¿o no? ¿Seguirá desarrollándose la tecnología para que tengamos opciones de super-ultra-poderosos celulares? Yo creo que sí. El gran detalle a resolver desde el punto de vista técnico es la batería. Debe durar días, no horas. Y eso es un gran, gran problema que no tiene forma sencilla de resolverse, ni técnica ni económicamente. Así es que veremos “que inventan”.

Por otro lado, estas arriesgadas suposiciones pretenden que la competencia de las actuales empresas cambie a dispositivos móviles… ¿así será? Además, también confía en que existan redes celulares capaces de tener millones y millones de clientes siempre conectados en datos, además de que, tal vez lo más complicado, todo sea compatible con todo. Si tengo la compu-teléfono marca A debe funcionar con el adaptador marca B y el coche C.

Así es que igual y exagero, pero veo en el futuro que todo estará en plataformas móviles. Para muestra un botón, ¿cuál es el último adelanto “revolucionario” que recuerdas en PCs?… ¿un disco duro más “grandote”? ¿Un procesador un poco más rápido? Creo que estaremos comenzando a vivir el principio del fin de las PC como las conocemos.