Untitled-1

Cada día es más evidente que ¿necesitamos? estar “conectados” para poder aliviar la ansiedad que produce la tecnología… o para escapar de la realidad, uno nunca sabe. En mi familia y estoy seguro que en muchas otras, al salir a comer a un restaurante, por ejemplo, cada quien tiene algún dispositivo en sus manos y está chateando/twiteando/feisbuqueando/jugando, lo que sea menos conviviendo. Por lo pronto los “Matukitos” todavía nos hacen caso y es posible más o menos controlarlos… pero, ¿qué pasará en unos años?

Me preocupa la situación. Justo hace unos días estábamos en una comida de un buen amigo en su casa de campo, a donde llegaba con cinco barras la señal celular 3G… de repente, varios en la mesa pegados a su celular “sólo revisando” algo. ¡Qué costumbres estamos haciendo! La verdad es que, sí, la tecnología llegó para quedarse pero eso de estar siempre “conectados” no sé qué tan rápido podamos asimilarlo.

Hace unos días en Plug de Proyecto40 (un programa de televisión que hago hace varios años) lanzamos una promoción para regalar un módem celular inalámbrico, que tiene la particularidad de darle conectividad a hasta 5 dispositivos WiFi básicamente en cualquier lugar con cobertura celular. La forma de ganárselo era enviando en un correo una descripción de para qué se usaría. Llegaron más de 700 mensajes y pude leer algunos… lo que me confirmó que estamos perdidos… o que las nuevas generaciones tienen otras ideas de “convivencia”. Algunos de los comentarios que me llamaron la atención respecto al uso del modem, fueron:

“Yo usaría el modem para meterme al baño de la oficina y ver todos los partidos del mundial a través de Internet…” otro “Yo lo usaría cuando me voy a acampar con mis amigos… somos una bola de geeks que vivimos gracias a la Tecnologia y necesitamos Nuestra computadora con Internet en Todas Partes”. Ojo con el “vivimos gracias a la tecnología”, es preocupante.

Pero el correo que se lleva las palmas es el siguiente: “Este módem es muy práctico para llevarlo en un día de campo y no perderse de contactos personales de email en un día domingo por ejemplo, en donde se lleva a la familia y algunos familiares puedan tener acceso a juegos en línea, otros más disfruten la señal en alguna otra PC y otros más atrapar señal para ver un juego de futbol transmitido vía el web (por su calidad digital) en familia desde un punto de subida hacia un bosque, habría que verificar primero hasta donde tenemos la suficiente potencia de alcance para cubrir en señal ese territorio, nos evita molestias y roces entre los integrantes de la familia”.

Le calculo unos 20 años a esta persona que, a pesar de que sus padres lo llevan de día de campo, le es “imposible” estar desconectado y arma toda una historia donde se justifica la señal WiFi “hasta donde alcance”. No podría pensar en un día de campo con una o varias laptops para no sentirse solos… donde la idea, me imagino, será cada quien agarrar un buen pedazo de pasto y chatear sin parar… o bien, “ver un partido de fut”. La verdad es que ese mensaje me dejó perplejo, no porque el chavo quiera estar conectado todo el tiempo, sino por las justificaciones para intentar llevar una conexión de este tipo a un día de campo, donde precisamente el chiste es dejar un poco todo lo que tenemos en la ciudad y tratar de convivir un poco más con los familiares y la naturaleza.

Pero, como dicen, ¿qué vamos a hacer? Creo que no mucho. Estoy seguro que estamos en una etapa de transición donde ahora se ve muy raro que alguien esté pensando en señal WiFi en medio del bosque, pero que dentro de unos años, todos traeremos varios Mb de velocidad justo en el celular y el servicio de las operadoras llegará a lugares más recónditos, después de todo, si no hay señal no hay consumo y por lo tanto, no hay gasto.

El asunto, creo, está en encontrar el justo medio, si es que eso puede existir. No todo el tiempo pegados a la tecnología y no siempre alejados. Tal vez ese sea el secreto, pero por lo pronto, a los que conocimos la vida sin tanta tecnología, ¿qué tal si nos desconectamos un rato? ¿Podremos?