buzz1

La semana pasada Google anunció con bombo y platillo (en un sencillo evento de prensa) su más reciente obra maestra de software: Buzz. Se trata de un sistema de “red social” que está integrado al servicio Gmail de correo. Cuando se activa, justo debajo del “Inbox” o bandeja de entrada, aparece la opción “Buzz” que en una traducción literal y sin mucho pensar, podría decir “lo qué están diciendo”…

Las reacciones positivas y negativas no se dejaron esperar. Había por ahí algunos rumores sobre este nuevo servicio, pero ya que dejaron perfectamente claro lo que hace y no, creo que hay varios puntos a considerar sobre este lanzamiento y sobre Google en general.

  1. ¿Zapatero a tus zapatos? Como que el tema de redes sociales no le ha funcionado bien a Google. Tienen Orkut, que es un éxito sin precedentes, pero sólo en Brasil. Por alguna razón pegó en ese país y nada más. Sin duda Google ha sabido expandir su hegemonía del mercado de las búsquedas a otros productos, pero creo que redes sociales no es su fuerte por el momento.
  2. No todo el mundo tiene Gmail. Aunque sí es muy exitoso y cada día hay más cuentas, Gmail no es el servicio de correo gratuito por excelencia y para usar Buzz hay que usar Gmail. En automático los millones de usuarios de Hotmail, Yahoo mail y otros sistemas, están descalificados. Aunque al parecer Google ya anunció que habrá forma de acceder a Buzz sin Gmail… hay que esperar para ver cómo funciona en realidad.
  3. ¿Qué pasó con Wave? Un servicio que tal vez puede tener un gran potencial para generar esquemas de colaboración remota, Wave, ha pasado largamente inadvertido, es más, diría que ha recibido puros comentarios del tipo “no le entiendo y no sé para que lo quiero”. Claro que esos son declaraciones de usuarios individuales. No dudo que Wave tenga el potencial de hacer maravillas dentro de empresas y grupos de trabajo, pero por lo pronto no las vemos en el corto plazo.
  4. Una red más. Ya mucha gente (más de 400 millones para ser exactos) tienen cuenta en Facebook. Están contentos. Reparten contenido, contactos, hacen amigos, suben fotos, en fin, se sienten parte de una red. De esos, algunos –los menos- usan Twitter para escribir su estatus en el momento. Otros siguen usando HI5 y hasta LinkedIn para buscar chamba. Ahora, ¿una red más? Mmm, creo que simplemente es más trabajo para todos, ya que los contactos tienen que ser otros usuarios de Gmail.
  5. No todo lo que brilla es oro. No conozco una sola persona (de mi grupo cercano de colaboradores) que use GTalk como su sistema de mensajería primario… ah, no, sí, sí conozco. Los “odiadores” de Microsoft y Apple, que no quieren saber nada de Cupertino ni de Redmond, son los “Guglianos” o como se les quiera llamar. Pero ojo, no por estar ahí quiere decir que tiene éxito. A Buzz puede pasarle lo mismo…
  6. Estoy de acuerdo que en su versión móvil, Buzz puede hacer maravillas en conjunto con Google Maps y la posible ubicación del usuario y lo que está alrededor. Pero… ¿si no quiero dar tanta información? Sí, sé que se puede limitar y poner todo tipo de candados, pero resulta que una de las principales funciones de Buzz no se usará por motivos meramente circunstanciales del país, todos tenemos pavor de dar más información personal que la mínima indispensable.

Pero parece que la gota que derramó el vaso es que, con el fin de hacer más sencillo el uso, o bien, hacer que de alguna forma comiencen los usuarios a “buzzear”, Google decidió poner en la lista de “amigos” de Buzz todas las direcciones de correo y contactos con los que se chatea… lo cual, a decir de muchos usuarios, es una imprudencia, pues uno no tiene por qué estar divulgando esa lista y menos sin consentimiento. De hecho, una norteamericana se queja amargamente de esta situación y habla de que el abusivo ex marido ahora tiene acceso a muchos de sus comentarios que tiene con su mamá y su novio actual. En fin…

¿Llegó Buzz para quedarse? ¿Es parte del “plan global de dominación” que planea Google hace años? Tus comentarios, por supuesto, son más que bienvenidos.